Profesional AGRO
Profesional AGRO

Cuidado y atención
de los montes

La naturaleza precisa de un mayor respeto y atención por parte de todos. El cuidado de los montes es fundamental para prevenir los incendios forestales. Una vez que se han producido, los agentes especializados tienen que contar con los medios necesarios para acabar con ellos.

Félix Pascual Pérez / Cristina Pascual

Todas las civilizaciones en general, han valorado el bosque, sus animales y la vegetación que nos ofrece, pero con distintos matices. Los bosques frondosos, que tanto proliferaban en nuestra “piel de toro”, con difícil acceso, siempre han mantenido ciertas incógnitas de aire misterioso, donde la realidad e irrealidad han servido para trazar líneas de fábulas y de sostenimiento real de poblados y pueblos. También ofreciendo seguridad, en donde se obtenían plantas muy diversas para conseguir realizar pócimas para combatir enfermedades, sanar heridas, disminuir la fatiga y otros menesteres altamente demandados.
Dejando los mitos de dioses, hadas, ninfas, brujas y brujos, etc., la realidad ha sido durante siglos que el monte nos ha ofrecido alimento de diversas formas, leña para calentar nuestros hogares en los difíciles días de invierno, incluso alimentación para nuestro ganado, esto es algo que no deberíamos olvidar nunca, mucho más en los tiempos en que vivimos donde gracias a su naturaleza disminuyen el impacto de la contaminación del aire, producen lluvia, su vegetación retiene las tierras, brotan manantiales por sus entrañas, etc.

La tragedia de los incendios

La cadena de incendios de los días 14 y 15 de octubre pasado, en Galicia, Asturias y León, ha dejado un triste balance de cuatro personas fallecidas, cientos de animales salvajes y de granjas muertos, destrucción de viviendas, bienes, etc., además de miles de hectáreas arrasadas. Tratado el tema en el Senado por la responsable de Agricultura, Isabel García Tejerina, declaró: “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil”. Se constataron medidas extraordinarias para restablecer los daños, según la Ley del Sistema Nacional de Protección Civil del 2015, pero la efectividad debe comenzar mucho antes, desarrollando una prevención más efectiva.
Sí las Comunidades Autónomas son las responsables de la ordenación del territorio y el Estado Español es el encargado de dictar la Ley del Suelo, algo deja grietas entre ambos organismos cuyo resultado ya lo conocemos. Todo incendio producido en la naturaleza, conlleva una serie de resultados que castigan nuestra biodiversidad de una forma cruel y persistente durante largos periodos de tiempo, algo que todos deberíamos meditar. El recuperar la diversidad de plantas, árboles, animales etc., nos costará lustros y lustros, con la seguridad de que nada quedará como estaba, existirán plantas y animales irrecuperables, sin citar lo más importante, que son las vidas humanas, sus casas y enseres, animales para su subsistencia, tradiciones y mucho más, lamentablemente.
La acción de la propia naturaleza al producirse un rayo por una tormenta seca, puede producir una acción de fuego no prevista y por ello fortuita, algo difícilmente evitable, pero entonces hay que haber trabajado antes en el bosque y al producirse el incendio factores como el detectarlo y dar la alarma inmediatamente, disponer de medios y accesos adecuados para minimizar sus efectos, serán determinantes para acorralarlo y vencerlo, disminuyendo los posibles daños de forma profesional.
Pero cuando la mano, presuntamente, criminal del ser humano, interviene en producir incendios en la naturaleza, está acción debería ser castigada de forma ejemplar, algo que hasta hoy no se ha producido, pues el daño que realizan estos delincuentes es de una inmensidad abrumadora, mucho más cuando se pierden, por estas acciones, vidas humanas. Esto y más se ha producido en Galicia, Asturias y Castilla y León, durante el año 2017.
Citamos que en la Modificación de la Ley Orgánica 1/2015, endureciendo las penas según dispone el artículo 353, asignando penas de prisión de 3 a 6 años y derivaciones sancionadoras, 18 a 24 meses adicionales, cuando el incendio provocado afecte a zonas próximas a núcleos de población o a lugares habitados. No la encontramos ni dura ni ejemplar, siempre con todo respeto.

Colaboración institucional

Informamos que según la Ley 43/2003 del 21 de noviembre, en su artículo 44 indica las acciones a realizar mediante programas de concienciación y sensibilidad para la prevención de incendios forestales, fomentando la participación social y ofreciendo la corresponsabilidad de la población en el cuidado y protección del monte en general, algo de suma importancia. La ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosque son fundamentales para el desarrollo económico y social, la protección del medio ambiente y los sistemas sustentadores de la vida en el planeta. Los bosques son parte del desarrollo sostenible, dentro de una biodiversidad natural, sin su existencia la tierra se volvería estéril, árida, un desierto gradual y temerario. Diferente del Derecho Medioambiental es el derecho al medio ambiente, deducible del artículo 45.1 de la Constitución al prever que: “todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo”.
Todo esta muy bien pero parece ser que la prevención invernal no la estamos realizando de una forma efectiva, lo que nos está pasando factura todos los veranos, incluso con la pérdida de vidas humanas, algo imperdonable en los tiempos que vivimos y con los medios mecánicos y técnicos que se encuentran a nuestra disposición, pero que muchos municipios claves no disponen de ellos, según nos informan.
Nos comunican en organismos oficiales que España es el país de Europa que dispone de mayores medios para combatir los incendios forestales, pero también debemos reconocer que, es nuestro país en el que mayor grado de incidencias de incendios en bosques sufre, por lo que medios y siniestros deberían meditarse con un mayor rigor, analizando el riesgo, prevención y efectividad, según nos manifiestan distintos profesionales. También debemos indicar que España es el país, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), con un mayor crecimiento de espacios forestales.
Según nos informa personal profesional, en zonas donde el peligro de incendios forestales está patente, deberían contar con mayores medios de intervención, tales como:
• Vehículos contra incendios, denominados Bomba Forestal Pesada – (BFP), perteneciente a la Categoría 3, todo terreno – (4X4), denominado vehículo a motor capaz de desplazarse por todo tipo de carreteras, terrenos no acondicionados, campo a través, etc.
• Vehículos del tipo 7,5/14 toneladas, con 6 plazas en cabina, capacidad depósito de agua 4.700/5.000 litros y de 200/300 para espumante, con bomba instalada de presión 10 bar, caudal 2.000 litros minuto en acción rápida y repartidor de 400 litros minuto a 40 bar, con accesorios diversos y herramientas, cabestrante frontal, etc.
• Personal profesional para efectuar acciones de intervención apropiadas y preparados para el manejo de este tipo de material.
• Otros equipos homologados y según características de la zona afectada.
También nos informan sobre la prevención más adecuada, indicándonos que en primer lugar lo más importante es la formación del personal destinado a combatir incendios y vigilar el monte y zonas de alto peligro, desarrollar mosaicos de prevención debidamente delimitados, accesos controlados y vigilados, recoger la materia seca y llevarla a lugares fiables, incluso se puede entregar a los residentes de la zona, limpieza programada de objetos que pudieran posibilitar el inicio de un incendio, revisión de las zonas periódicamente, etc. Las trituradoras de ramas y productos leñosos secos, son de alta eficacia, siendo recogidos los restos picados y aprovechados para distintos fines. Pero ante todo y sobre todo concienciar a la población desde las propias escuelas primarias, desde niños será mucho más fácil iniciar un respeto y conservación para nuestro medio ambiente, incluso compartiendo jornadas de acción preventiva con ellos, seguro que es una muy buena inversión.
Estas informaciones y otras nos han sido facilitadas por personal de zonas donde repetitivamente son base de conatos de incendio, incluso incendios de consideración, llegando a citarnos que se puede preparar a personal que se encuentren en la situación de paro laboral en cada una de estas zonas, valorando sus bases de conocimiento, profesión, etc.

Prevención activa constante

Según recabamos información sobre los distintos incendios producidos en las Comunidades de Castilla y León y Galicia, nos informan que los montes no se atienden en la manera técnica apropiada, lo que nos lleva a encontrarnos desbordados cuando un incendio es favorecido por la sequedad continuada, fuerza del aire con aceleración entre 30/90 kilómetros hora o más, abandono de ramas, piñas, hierbas secas, árboles secos, invasión de la vegetación en zonas de difícil acceso, etc.
Una de las bases que son determinantes en cualquier incendio, tanto de día o de noche, es su detección inmediata, la rapidez en dar la voz de alarma y la rapidez en disponer del personal y medios adecuados, resultarán determinantes para conducir las acciones con un éxito rápido y eficaz. El disponer de detectores de calor es otro de los pasos para una prevención activa constante.
Nos citan que con una brigada de cinco o diez personas, utilizando medios escasos y de baja intensidad para actuar ante un incendio con una línea de de 500/1.000 metros, en la que además se producen otros conatos por animales, piñas al rodar incendiadas, etc., tienen la necesidad de solicitar la ayuda a los habitantes de la zona. Pero el control de estas personas mantiene una serie de dificultades y responsabilidad a mayores. No todos mantenemos la serenidad en situaciones difíciles, incluso no se atienden las órdenes de los mandos de un modo positivo, siempre, nos dicen, según casos. El poder contar con medios aéreos distribuidos de una forma claramente operativa, camiones todo terreno con tanques de agua y sustancias adecuadas en proporción necesaria, tractores de cadenas con accesorios necesarios: cuchilla, subsolador, cabestrante, etc., puede favorecer la prevención y detención de un incendio en su inicio, insisten sobre los mismos temas en zonas de alto riesgo.
El disponer de retardantes de corto plazo, tipo espuma o geles, utilizados para combatir los incendios con llamas considerables. Retardantes de largo plazo, que produce un ataque directo a la combustión. Los denominados dosificadores de espumógeno concentrado, denominado “helibalde” o “bambi”, utilizable desde helicópteros, son muy efectivos contra el fuego con llamas considerables, muy utilizado en incendios forestales e incendios de combustibles de la Clase “A”, pero no siempre disponible en cantidad y medios de carga adecuados.
Lo citado no está disponible en zonas de alto riesgo de una forma efectiva y fácil de manejar, lo que ya de por sí, es un problema en casos como los que se han producido. Todo monte o cadenas de montes, nos indican, según su extensión perimétrica, deberían mantener accesos, prácticos, por los cuatro puntos cardinales, esto es fácilmente realizable hoy en día, pero no se realiza adecuadamente por uno u otro motivo, algo que después pasa factura.
Lógicamente el tener de todo y siempre con una disposición inmediata, es algo costoso, pero con más de tres millones de parados el factor humano debería no ser un problema, los medios tampoco analizando las zonas más peligrosas o repetitivas anualmente, nos dicen. Además se trata de una inversión que se recuperará ante la disminución de un impacto como el tristemente ocurrido en Galicia, por ejemplo.

Atender a los profesionales

Muchos profesionales se quejan de que sus sugerencias no son atendidas. Este es el caso de una de estas zonas forestales de alto riesgo, donde un buen profesional con una trayectoria amplia, de nombre Eufemio, nos indica que se podrían plantear el disponer de distintas balsas, estratégicamente dispuestas en niveles superiores de alturas, con capacidades entre los 10.000/20.000 litros de agua, debidamente permeabilizadas, con distintas tomas de agua para casos de emergencia, algo que no resultaría muy costoso y se podrían utilizar en casos de siniestros o bien por otros conceptos para el bien del propio bosque. Su llenado podría, incluso, efectuarse de modo natural. También su conservación con sistemas de protección superiores, cerradas o semi-cerradas las mantendría, siempre, operativas. El mantenimiento y control de estas balsas resultaría sencillo y favorecería, sin duda alguna, a su entorno.
Otro de los puntos, muy importante, que nos cita Eufemio, es la falta de accesorios adecuados para equipar al personal que se destina a combatir los incendios forestales, pues se precisa ropa y utensilios como:
• Cascos, cubrenucas y cuellos, mascara de protección, equipos de respiración, gafas, guantes, chaquetas, mochila de emergencia individual con agua, bate fuegos, linternas frontales y manuales, bengalas de auxilio, botes de humo de color, equipo de transmisiones, etc.
• Todo el material citado y más, debe cumplir, nos sigue indicando Eufemio, con las normativas EN 340/03 - EN ISO 11612/08 – EN 15614/07 – UNE EN 1802 MIE – AP 18, etc., entre otras.
Todo lo expuesto no se dispone en cantidad necesaria dentro de las zonas de alto riesgo, al menos. También se ha solicitado una vigilancia, en los momentos de alto riesgo, de forma intermitente con “DRONES” específicos, diurnos y nocturnos, equipados con cámaras de detección de movimientos y calor, pero toda solicitud tarda en ser contestada. Recordemos que la detectación primaria de cualquier conato de incendio resulta fundamental para frenar su expansión, algo que es sumamente necesario. Nos insiste.
También nos informan que en distintas zonas no dejan coger la madera muerta de los bosques, ni las piñas caídas, algo que debidamente controlado resultaría muy beneficioso para el propio bosque, creemos. Hay zonas de alto riesgo que según fechas solo se permite el paso de animales de carga, no el de medios mecánicos motos, coches, etc., lo que encontramos acertado.
Esperamos sirva el presente artículo para algo más que el producir lamentaciones futuras, por inoperancia de nuestras autoridades, solicitando a la Justicia que endurezca las penas a estos criminales de la naturaleza una vez se les detenga y juzgue, precisando aumentar una vigilancia profesional.

Este artículo es un extracto del informe completo en nuestra revista

ARTÍCULOS ANTERIORES

Los vinos de las Rias Baixas

El origen del vino ahonda sus raíces en lo más profundo del desarrollo de la cultura europea. Cada pueblo ha sabido adaptar el cultivo de la vid a sus propias costumbres y terruño.

Pasado y presente del cultivo de girasol

Lo que en su día fue una alternativa rentable y agronómicamente deseable, como es el cultivo del girasol, se ha visto cada vez más reducido por la falta rentabilidad para los agricultores, a pesar de la reconocida calidad de la producción nacional.

El almendro, futuro prometedor

Castilla y León se suma a la diversificación de cultivos intentando que sus excelentes profesionales agrarios mejoren la rentabilidad de sus explotaciones.

Maquinaria antigua, un problema real

El destino de la maquinaria usada en España es, en muchas ocasiones, el Norte de África, y sobre todo Marruecos, cuyo sector primario está en auge.

Purines, nueva forma de aplicación

La contaminación ambiental y de los suelos tiene una importante relación con los purines. Por ello se han tomado medidas para cambiar la fórmula de aplicación de los mismos.

Protección del Medio Ambiente

La concienciación hacia la conservación del Medio Ambiente no puede ser cosa de un sólo día. Todos podemos aportar nuestro grano de arena.

Ricino, cultivo alternativo

Siempre es importante conocer todas las posibilidades y alternativas interesantes de cultivos en auge y nuevas formas de agricultura.

Olivar ecológico en la Comunidad de Madrid

El aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico de la Comunidad de Madrid, sigue ganando adeptos dentro de España y en distintos países del mundo.

Lubricantes, el alma de nuestras máquinas (2ª parte)

Un tema muy relacionado también con el necesario cuidado del medio ambiente, puesto que estos productos mal tratados pueden ser muy agresivos con el mismo.

Lubricantes, el alma de nuestras máquinas (1ª parte)

La maquinaria moderna tiene unas necesidades de lubricación muy específicas y los agricultores tienen dudas sobre cuáles son los más correctos para utilizar en su equipos.

Lavanda, un placer para los sentidos

Entre las diferentes alternativas reales a los cultivos tradicionales, la producción de plantas aromáticas, con la lavanda a la cabeza, ya es una realidad en España.

Cuidado y atención de los bosques

La naturaleza precisa de un mayor respeto y atención por parte de todos. El cuidado de los montes es fundamental para prevenir los incendios forestales.

Xylella Fastidiosa, Bacteria asesina

Una amenaza real para nuestros cultivos leñosos. Olivo, almendros, cítricos, están seriamente amenazados por esta bacteria para la que no hay tratamiento.

Agricultura forestal: Eucalipto

La producción arborícola como una alternativa más en la actividad de agricultores y ganaderos implica llevar a cabo un estudio preciso de sus alternativas y cuidados.

Glifosato, un producto dudoso

El glifosato se ha convertido en uno de los herbicidas más usados del mundo, tras su uso intensivo en agricultura y otras actividades.

Transgénicos, en demanda de información

La aparición de los Organismos Genéticamente Modificados (OMG) ha supuesto una revolución en la agricultura. Sin embargo, aún existen numerosas dudas sobre sus efectos.

Quinoa, un alimento

La Quinoa es un pseudo-cereal de origen sudamericano que está teniendo una gran aceptación entre los consumidores. Además, puede incluirse en los planes de rotación de la PAC.

Drones, señores del cielo

Los denominados multirrotores o drones, dieron su salto espectacular en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES), celebrada en Las Vegas (EE.UU.) en el año 2010.

Pistacho, un valor en alza

Desde hace años se está extendiendo el cultivo del pistacho por distintas comunidades autónomas, a continuación reflejamos las opiniones recogidas sobre este cultivo.

El reto de usar la tecnología

Ante la creciente tecnificación de la maquinaria agrícola, el sector se enfrenta al doble reto de utilizar de forma efectiva toda la capacidad de los nuevos tractores.

La algarroba: un cultivo en auge

Los robos continuados en el campo son, por desgracia, algo más que frecuente y el algarrobo es uno de los cultivos que se está viendo afectado por estas prácticas.

Ajo negro: el superalimento

Uno de los alimentos y condimentos más apreciados desde hace unos años en la alta cocina y en la gastronomía en general.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (II)

Ofrecemos más datos que redundan en la importancia de considerar la viabilidad del cultivo de este tipo de máiz dentro de nuestras explotaciones.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (I)

El maíz dulce puede ser un producto atractivo, sabiendo que todo su proceso parte de unos contratos anticipados.

Incendios en la recolección de cereal y paja

Según datos oficiales, en el 95% de los casos de incendios está la mano de hombre, voluntaria o involuntariamente.

Semilla certificada (II parte)

A continuación analizamos los procesos para la obtención de semillas certificadas por parte de los agricultores y los riesgos y daños de usar semillas no certificadas.

Semilla certificada (I parte)

La elección de una Semilla Certificada es el primer paso, e imprescindible, para obtener una cosecha de calidad. Actualmente, la legislación regula la categoría y el uso de estas semillas.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (II parte)

Tomar conciencia de que tan importante como contar con una máquina que disponga de la última tecnología es cuidar aquello que la alimenta, es decir, el combustible, es una de los objetivos de este artículo.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s