Profesional AGRO
Profesional AGRO

Los profesionales de la agricultura

GASÓLEO DE CALIDAD, una exigencia constante

Tomar conciencia de que tan importante como contar con una máquina que disponga de la última tecnología es cuidar aquello que la alimenta, es decir, el combustible, es una de los objetivos de este artículo. Para ello se informa de las características que tiene que reunir el mismo y también de los requisitos de almacenamiento. Por otro lado, se ofrecen interesantes datos sobre la historia del diésel y de las diferentes fuentes de energía.

Félix Pascual Pérez

Uno de los puntos con mayor nivel de exigencia son las características relacionadas con la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Para ello hay que tener en cuenta la composición hidro-carbonada, azufre, curva denominada de destilación y volatilidad. Por otro lado, el azufre es un producto indeseado en los actuales combustibles y además un potencial destructor para diversos tipos de catalizadores que tratan los gases de escape, incorporados en distintos tipos de motores. También es un elemento químico altamente perjudicial para nuestro medio ambiente. La eliminación o reducción del azufre debe ser conseguida de forma adecuada y por ello aplicando tecnologías muy avanzadas. En este sentido, la Norma ASTM D 2622 – (Test Method for Sulphur in Petroleum Products by X-ray Spectrometry), permite la medición del azufre en un amplio intervalo de valores o norma equivalente.
No menos importantes son otras características del gasóleo, relacionadas con la estabilidad en los periodos de almacenamiento, tales como la oxidación o el punto de obturamiento de filtro en frío. Para entenderlo cabe destacar que la densidad media del gasóleo o diésel es de 0,832 kgxl, aproximadamente. La “Densidad”, es la masa (en vacío), del líquido por unidad de volumen, se mide en kg/l a una temperatura determinada de 15º C.

Combustibles más comunes

Los combustibles con una mayor demanda son los derivados del petróleo o gas natural, entre los que se encuentran la gasolina, el gasóleo y los gases licuados (butano y propano). Entre los derivados del gas natural se encuentran el gas para vehículos o gas natural comprimido. No debemos dejar de citar al Fuel-Oil muy utilizado en los barcos y el Queroseno utilizado como combustible para la aviación.
Por otro lado encontramos también la gama de biocombustibles, como el Bioetanol o el Biodiésel. En el caso del Bioetanol, se obtiene de la fermentación de la caña de azúcar, del maíz, remolacha, trigo o cebada, mientras que el Biodiésel se obtiene a partir de la esterificación y transesterificación de aceites de plantas oleaginosas como el girasol, la palma, la soja, etc. También se obtiene Biodiésel de distintos aceites vegetales usados y desechados para el consumo humano.
Recordemos que nuestros avanzados motores de combustión interna, son meramente conjuntos que intercambian energía, pues consumen combustible y transmiten a su vez potencia por su acción cíclica. Como todos sabemos la “Combustión” es una reacción química entre el oxígeno y un material oxidable, acompañado de desprendimiento de energía y que normalmente se manifiesta por incandescencia o llama.
La investigación en el desarrollo de combustibles y energías no cesa, sobre todo en el amplio y necesario camino de conseguir combustibles y energías limpias, con un inferior impacto ambiental, algo que nos favorece a todos los seres vivos de nuestro castigado planeta; es por ello que citamos, de un modo muy elemental, un pequeño resumen de las principales formas de obtención de energía:
• La electricidad obtenida mediante los rayos solares, el aire y el agua, incluso por vías de acción nuclear seguras, siguen siendo fuerzas que, debidamente controladas, nos pueden dar cada día mayores satisfacciones.
• El sol, nos ofrece energía por radiación, fotosíntesis.
• El aire, nos ofrece por acción eólica, energía denominada cinética.
• El agua, nos ofrece por mediación de su control, conducción y movimiento, energía denominada potencial.
• La nuclear, nos ofrece mediante una reacción química, en la que participa el cuerpo y la energía de enlace de las partículas en el interior del átomo, electrones, protones y neutrones que es la que aparece en las reacciones de fisión o de fusión nucleares.
• No hemos citado el carbón, la madera y derivados, pues entendemos que su protagonismo marca líneas algo diferenciadas con nuestra exposición, pero siguen estando activas, según sistemas y países.
Llegados a este punto, nos atrevemos a recordar a nuestros admirados lectores la tercera ley de Newton (ley de acción y reacción), que nos índica: “Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, este realiza una fuerza de igual intensidad pero de sentido contrario”. Esta ley es utilizada por diversos animales que, por ejemplo, aprovechan el agua aspirándola y lanzándola de golpe, lo que les permite desplazarse. Este principio también es el empleado por los motores denominados Iónicos, desarrollados, principalmente, para el desplazamiento de naves espaciales, cuyo funcionamiento se basa en una salida de energía propelente, lo que supera a otros sistemas de impulsión o desplazamiento en diez veces, según nos informan. Para una explicación más detallada y con la sola intención de que sirva a nuestros lectores como recuerdo, les indicaremos lo siguiente: “La denominada propulsión Iónica, empleada en vehículos espaciales o de altas velocidades, se basa en el principio de la acción y de la reacción, que aprovecha la reacción de un haz de partículas atómicas ionizadas mediante una gran aportación de energía, siendo expulsadas mediante controladas y elevadísimas velocidades por la acción de potentes aceleradores de partículas”.

El coste del gasóleo

Para finalizar, queremos hacer una breve descripción de las diferentes partidas que componen el precio del gasóleo tipo “B” o agrícola. De esta manera, y según nos informan el precio final del producto se encuentras las siguientes variables: Gastos de transporte 2%, Margen denominado bruto 5%, Costo para obtener el producto 43%, Impuestos en general, como el I.V.A., e impuestos calificados 50%, total a pagar por consumidores 100%.
Lo expuesto nos deja muy claro que la venta de los diversos combustibles, derivan en una de las mayores fuentes de ingresos para los Gobiernos de cada país. Las posibles devoluciones por subvenciones, tratamientos deferenciales, ayudas específicas, etc., son otro punto a tener presente.
Nos habría gustado seguir exponiendo detalles, pues tanto la firma “Carbumar” como distintos clientes nos siguen comunicando una serie de datos, que valoramos y agradecemos, pero hemos llegado al límite de donde nos dejan, incluso lo hemos sobrepasado, simplemente por creer que tratamos un tema de alta importancia, muy unida a la propia historia del ser humano, quizás desde el descubrimiento del fuego hasta nuestros días.
Damos las gracias a la familia Martín, también a muchos buenos amigos que tocan el mundo de los combustibles, agricultores y ganaderos que nos han informado sobre sus experiencias con combustibles, lubricantes, grasas, AdBlue, anti congelantes, etc., incluso nos han citado distintas averías que ellos han sufrido en sus propios vehículos, pero quizás todo lo no expuesto en este artículo nos pueda dar paso a otro, muy posiblemente con un carácter más tecnificado.
El recordar a Santiago, es siempre, para mí, una gran satisfacción pues en sus clases la atención que concedía a todos sus alumnos era total, sus resúmenes fácilmente entendibles y su apoyo para los que más los necesitábamos era incondicional.
De encontrar algún error es responsabilidad única de los firmantes del presente artículo, por lo que nos anticipamos a pedir disculpas y atender y valorar cualquier otra opinión, sin duda muy válida.

Artículo completo en nuestra revista

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s