Profesional AGRO
Profesional AGRO
Teresa López, Presidenta de FADEMUR

Teresa López

Presidenta de FADEMUR

La mujer necesita tener un papel cada vez más activo en la sociedad en general, y aún más en el entorno rural. Asociaciones como FADEMUR luchan día a día por la igualdad de oportunidades y que la visibilidad de la mujer rural sea cada vez mayor.

En primer lugar, me gustaría que nos hiciese un breve resumen sobre qué es FADEMUR y quiénes la integran.

FADEMUR es la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, una organización impulsada por las mujeres de UPA, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, que tomamos conciencia de que muchos de los problemas a los que nos enfrentamos exceden a la profesión, y afectan al conjunto de mujeres que trabajamos y vivimos en el medio rural. Desigualdades que sufrimos por el hecho de ser mujeres, y por vivir en un medio con menos oportunidades laborales para nosotras, masculinizado, envejecido, en el que faltan servicios… Así surgió FADEMUR, para aunar nuestras voces, las de quienes aspiramos a conquistar la igualdad entre mujeres y varones, y el progreso de nuestros pueblos. Hoy FADEMUR está presente y activa en la práctica totalidad del territorio español, integra a 120 asociaciones en la que participamos más de 55.000 mujeres rurales.

¿Cuáles son las principales iniciativas que se desarrollan desde la Federación? ¿A quiénes van dirigidas?

Nuestra actividad se organiza alrededor de tres grandes ejes: la representación, la información y la intervención. Representamos a las mujeres rurales y queremos estar presentes en todos los foros en los que se deciden sobre temas que nos afectan, en los rurales y en los de género. Informamos sobre los temas de interés, y estamos empeñadas en visibilizar la realidad de las mujeres rurales, rompiendo muchos de los estereotipos y prejuicios que a día de hoy aún existen. Y además, ponemos en marcha proyectos y programas que responden al modelo de desarrollo rural que queremos, un desarrollo inclusivo, en el que el elemento clave es que las mujeres accedamos al mercado laboral para ser independientes económicamente.

“La lucha contra los estereotipos que existen sobre el mundo rural en su conjunto y sobre las mujeres rurales en particular es uno de los grandes retos”

Alrededor de estos ejes desarrollamos nuestra actividad, reivindicando una PAC con perspectiva de género, la participación de las mujeres en las organizaciones socioeconómicas del mundo rural, apostando por el emprendimiento acompañando a quienes desean participar en nuestra lanzadera de emprendedoras Ruraltivity, organizando actividades de envejecimiento activo o identificando espacios seguros contra la violencia de género en el medio rural, por ejemplo.

Uno de los grandes pilares (si no el único), para ayudar al desarrollo rural en todos sus ámbitos es la PAC ¿Cree que el papel de la mujer en el medio rural está apoyado en la PAC?

La PAC es una política que, en el mejor de los casos, nos cita en el preámbulo pero no determina medidas concretas con presupuesto, de obligado cumplimiento, para actuar sobre la desigualdad de oportunidades en el medio rural. De hecho, y tras conocer la propuesta que presentó la Comisión antes del verano, nuestra primera reacción fue denunciar que en todo el documento ni siquiera aparecemos citadas. Exigimos coherencia con los principios fundacionales de la Unión Europea, y por tanto que se aplique la perspectiva de género y se introduzcan elementos correctores de la desigualdad que muestran las estadísticas. La nueva PAC ha de plantear medidas concretas a las que destine presupuesto.

¿Considera que desde las instituciones, en todos los niveles (europeas, nacionales, autonómicas...), se apoya y fomenta el papel que tienen las mujeres?

Creo que hemos avanzado mucho en sensibilización y en visibilización. Hoy el diagnóstico de la situación de desigualdad de oportunidades en el medio rural es conocido y asumido. Sin embargo, necesitamos hacer más esfuerzos en que ese diagnóstico se concrete en medidas con dotación presupuestaria, para corregirlo. Y aquí nos queda un camino importante por recorrer, en el que se han de implicar todas las instituciones.

La vida en el medio rural es dura, y para las mujeres más ¿Cuáles son las principales dificultades a las que tienen que hacer frente las mujeres que viven en nuestros pueblos?

Las mujeres rurales nos enfrentamos a las desigualdades que tenemos por ser mujeres y, además, a las derivadas de vivir en entornos más pequeños y dispersos. Esto significa que el acceso al mercado laboral es más complicado, con pocas oportunidades de trabajar por cuenta ajena por lo que se recurre al autoempleo y al emprendimiento. En el ámbito agrario, tenemos que dotar de derechos el trabajo familiar. Y en todos los casos, ya sea porque se quiere diversificar la actividad o poner en marcha un nuevo proyecto, nos enfrentamos al escollo del acceso a la financiación. Además, vivimos en zonas a las que ha afectado especialmente el recorte de servicios públicos de los últimos años; recortes que impactan directamente sobre las mujeres, que en última instancia son las que se siguen encargando del cuidado y la logística familiar. Pese a todo, denunciamos esta realidad para cambiarla, porque queremos seguir viviendo en nuestros pueblos.

¿Y cuáles son las propuestas y actuaciones que habría que llevar a cabo para intentar corregir y acabar con estas diferencias?

Desde FADEMUR apostamos por facilitar la independencia económica de las mujeres. Para eso, visibilizar el trabajo de las mujeres en las explotaciones familiares y garantizar la igualdad de derechos con sus parejas es imprescindible; lo que requiere el desarrollo pleno de la titularidad compartida, que a día de hoy es todavía una gran desconocida. También hay que facilitar la formación y el acompañamiento de emprendedoras, removiendo los obstáculos administrativos y normativos que encuentran, apostando por las iniciativas locales. Y además, urge revisar los protocolos para prestar los servicios teniendo en cuenta una población rural menguante y dispersa, a lo que sin duda ayudará el cerrar la brecha digital de acceso: hoy día, la mitad de la población rural no tiene acceso a internet, o es un acceso de pésima calidad. Con el grave problema de despoblación que sufrimos, tenemos que repensar las prioridades y actuar; y si queremos ser eficaces, hay que empezar por facilitar y mejorar la vida de las mujeres.

¿Qué papel cree que juega la mujer en el desarrollo del medio rural y en la fijación de población en el mismo? ¿Cree que promover el protagonismo de las mujeres rurales ayudaría a que se mejorasen los servicios y calidad de vida?

Las mujeres somos determinantes para que el mundo rural tenga futuro. Todos los diagnósticos coinciden en identificar el origen del despoblamiento: cuando no tenemos oportunidades, nos marchamos; y a nuestra marcha le siguen la masculinización, el envejecimiento y la desaparición de lugares en los que no encontramos las condiciones para desarrollar nuestra vida. Por tanto, si queremos fijar población tenemos que empezar por escuchar lo que decimos las mujeres y dar respuesta a los problemas que planteamos. Hay experiencias interesantes que se pueden compartir, buenas prácticas a replicar y ejemplos que demuestran que, abordándolo, el rural tiene futuro.

Todo lo relacionado con el medio rural suele tener muy poca repercusión en los medios de comunicación. Y menos aún el papel de la mujer ¿Desde qué ámbitos habría que trabajar para que la labor de las mujeres tenga más visibilidad?

En FADEMUR creemos que cada vez hay más sensibilidad, de hecho el despoblamiento al fin ha entrado en la agenda política, y eso tiene que servir para que el conjunto de la sociedad tome conciencia de que éste es un problema de Estado, que exige soluciones de Estado. Soluciones consensuadas, en las que invertir recursos para atender las demandas de la población rural, y particularmente, las de las mujeres. En este proceso, y sin obviar los retos que tenemos, también hay que contar y visibilizar las experiencias innovadoras y los proyectos que ponen en marcha las mujeres.

La educación es fundamental para crear una sociedad libre ¿Sería necesario actuar también desde el modelo educativo para luchar contra los estereotipos que aún persisten en el mundo rural en cuanto al papel de la mujer? ¿Cree que estos estereotipos son mayores en el ámbito rural que en las ciudades?

La lucha contra los estereotipos que existen sobre el mundo rural en su conjunto y sobre las mujeres rurales en particular es uno de los grandes retos. En los libros de primaria, sólo se habla de las ciudades y no se estudian los pueblos ni la vida en el mundo rural. De alguna manera estamos diciendo a nuestros hijos e hijas que su futuro pasa por marchar, y contra eso nos tenemos que rebelar. En FADEMUR creemos en valorizar y dar a conocer el otro mundo rural del que se habla poco: esa parte del territorio que lucha por no ser la “España vacía” que copa los titulares, en la que se ponen en marcha proyectos innovadores, en los que las mujeres participan, que tiene un patrimonio y unos recursos naturales que proteger… Visibilizando esta España rural, en la que las mujeres están jugando un papel determinante.

Nuestra revista está especialmente orientada al sector de la maquinaria agrícola, donde la presencia de mujeres en las empresas es muy reducida, tanto en las grandes corporaciones como en la gestión de pequeños concesionarios ¿Considera que está habiendo avances para incorporar a la mujer en puestos directivos también en empresas relacionadas con el ámbito rural?

Somos muy críticas con la baja participación de las mujeres en los ámbitos de decisión, tanto en las empresas como en las organizaciones socioeconómicas. En los últimos años hemos visto que cada vez ocupamos más puestos técnicos, pero no avanzamos al mismo ritmo en los puestos de dirección. Esto supone una frustración para las aspiraciones profesionales de muchas mujeres, pero sobre todo una pérdida de talento que perjudica a las empresas y organizaciones que no lo aprovechan. Es un lujo que no nos deberíamos permitir.

Si quiere añadir algo más...

Asegurar que las mujeres rurales puedan trabajar y vivir en sus pueblos es la mejor manera de luchar contra el despoblamiento y garantizar el futuro del mundo rural.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s