Profesional AGRO
Profesional AGRO

Soluciones efectivas

Descompactadores y subsoladores
JYMPA

Desde hace más de 40 años, Jympa 1971 SL es una referencia mundial en cuanto a fabricación y comercialización de maquinaria para la preparación de terrenos agrícolas para sus posteriores labores de siembra y un óptimo desarrollo de las plantas. A su amplia gama de despedregadoras, subsoladores, cultivadores, gradas de discos y equipos combinados, hay que añadir los descompactadores y los subsoladores con discos de corte, máquinas similares a los subsoladores tradicionales, pero con características que las hacen más adecuadas en determinados tipos de cultivos.

Para cultivar de forma productiva sobre un suelo virgen o uno degradado como consecuencia de cultivos anteriores, previamente se necesita un acondicionamiento tal que favorezca la germinación y el nacimiento de las semillas, así como el posterior desarrollo de las plantas.
En este sentido, uno de los puntos más importantes en el trabajo del suelo es conseguir una óptima densidad o nivel de descompactación, oxigenación y aireación de cada uno de los diferentes estratos que conforman el perfil del suelo, aspecto directamente relacionado con su capacidad de filtrar y retener el agua, y el desarrollo de las raíces de las plantas (densidad creciente a medida que aumenta la profundidad).
Cuando esta densidad o nivel de compactación del suelo es elevada (por encima de 1,5 - 1,7 g/cm3) se produce una caída de la producción con cosechas reducidas a la mitad de lo que permitiría el mismo suelo en condiciones óptimas, además de favorecerse el desarrollo de malas hierbas e incrementarse la energía necesaria para labrar.
Por su naturaleza, los terrenos más húmedos y regados tienen tendencia a una mayor compactación, efecto que se multiplica por el paso de rebaños en zonas de pastos, o de tractores y maquinaria pesada en zonas de cultivos, sobre todo si las ruedas de los vehículos patinan, llegando la compactación hasta 70 cm de profundidad.
Puede parecer que el efecto negativo de las ruedas solo afecta a una pequeña parte del campo, pero la realidad indica que entre un 30% y un 80% de la superficie agrícola es transitada por lo menos una vez al año. Por otra parte, en cultivos como viñedos o arbolados, la compactación del terreno en los pasillos que hay entre las hileras de cepas o árboles es un problema patente por el paso sucesivo de tractores siempre por encima de las mismas rodadas, produciendo un efecto acumulativo que tarda años en desaparecer, lo que impide la filtración del agua y dificulta el correcto desarrollo de las raíces.

FOTOS

VÍDEOS

Descompactadores Jympa, resistencia y elasticidad

Los subsoladores tradicionales de brazos rectos, realizan un laboreo primario y permiten fisurar y descompactar todos los estratos del terreno hasta 60-70 cm de profundidad, ideales para preparar el terreno por primera vez o después de varias cosechas, y siempre en periodos de tiempo donde no se esperen lluvias intensas. Pero en algunos casos concretos un laboreo excesivo con los subsoladores tradicionales pulveriza y degrada demasiado el terreno, perdiendo su potencial productivo, afectando la cosecha, favoreciendo la erosión y fomentando la desertización.
Para evitar esta erosión, existen herramientas como los descompactadores Jympa que consiguen una labor primaria de esponjamiento del terreno hasta 55 cm de profundidad, pero sin alterar excesivamente la capa más aérea del terreno y sin realizar inversión del perfil, elevándolo ligeramente, manteniendo el residuo superficial que actúa como protector del suelo, y haciendo una labor más ecológica y respetuosa que con un subsolador tradicional.
Con estas premisas, Jympa ha desarrollado descompactadores con brazos dobles oblicuos, con una parte del brazo orientada hacia el interior, y otra orientada hacia el exterior. Para los equipos destinados al trabajo en viñedos y árboles frutales también existe la posibilidad de montar dos brazos simples oblicuos orientados hacia el exterior, diseñados para descompactar la tierra más próxima a las raíces de este tipo de plantaciones.

Puntos fuertes

• Esponjamiento del terreno hasta 55 cm de profundidad.
• No altera excesivamente la capa más aérea del terreno.
• No realiza inversión del perfil.
• Mantiene el residuo superficial que actúa como protector del suelo.
• Labor más ecológica y respetuosa.
• Brazos dobles oblicuos, con una parte del brazo orientada hacia el interior, y otra orientada hacia el exterior.
• Posibilidad de montar dos brazos simples oblicuos orientados hacia el exterior.
• Brazos patentados con materiales especialmente resistentes y con un alto límite elástico
• Geometría óptima para facilitar su penetración en el terreno.
• Cuchillas protectoras en la parte vertical del brazo y en la parte oblicua, para mejor entrada y avance, y prolongan su vida útil.

Los brazos de los descompactadores Jympa han sido diseñados y patentados con materiales especialmente resistentes y con un alto límite elástico, además de tener una geometría óptima para facilitar su penetración en el terreno. A esto hay que sumar que cada brazo dispone de una cuchilla protectora situada en la parte vertical del brazo, y otra en la parte oblicua, que ayudan aún más la entrada y el avance de los brazos en el terreno, y prolongan su vida útil.
Como elementos opcionales, a cada brazo se le pueden montar unas aletas para mejorar el esponjamiento del terreno, y un rodillo trasero liso o packer que permite controlar fácilmente la profundidad de trabajo que se quiere alcanzar, así como consolidar la superficie sin que se deteriore.
Como medida de protección ante sobrecargas por piedras u otros obstáculos enterrados, cada uno de los brazos de los descompactadores Jympa dispone de un fusible de seguridad que se rompe por cizalladura, o bien un circuito hidráulico con acumulador de presión que, una vez superado el obstáculo, vuelve automáticamente el brazo a su posición inicial pudiendo realizar un trabajo non-stop.

Subsoladores con discos de corte, máxima efectividad

Para los empresarios agrícolas que utilicen sistemas de siembra directa, o todavía quieran una solución más respetuosa con el perfil del terreno y evitar la erosión a toda costa, Jympa ha desarrollado los subsoladores con discos de corte. Estos subsoladores tienen un aspecto similar a los subsoladores tradicionales, pero están equipados con brazos de apenas 15 mm de grosor, y un disco de corte justo delante de cada uno de los brazos.
Los discos consiguen cortar los residuos orgánicos de los cultivos ya cosechados, antes que los encuentren los brazos del subsolador, de manera que los rastrojos y las raíces no se arrancan ni se arrastran y la superficie se mantiene inalterada. Tampoco se degradan los conductos naturales dejados por las raíces, dado que los brazos tan delgados consiguen un efecto similar al de un cuchillo con una tarta, con el resultado de unas ranuras de drenaje de 70 cm de separación y hasta 55 cm de profundidad, donde penetra el agua y se crea una reserva de humedad que asciende por capilaridad a través de los conductos de las raíces. Como elemento opcional, en la parte posterior de los subsoladores con discos de corte se puede incorporar un rodillo, lo que ayudará a controlar la profundidad del trabajo, así como a sellar las ranuras de drenaje y mantener mejor la humedad. Si no se quiere añadir el rodillo, se puede configurar la profundidad de trabajo con unas ruedas neumáticas o metálicas regulables situadas en la parte frontal del chasis.
Igual que los descompactadores, los brazos de los subsoladores con discos de corte disponen de un sistema de seguridad ante posibles sobrecargas, consistente en un fusible de seguridad que se rompe por cizalladura.

Multitud de aplicaciones

Se recomienda el trabajo con el descompactador o con el subsolador con discos de corte en los siguientes casos:
• Cuando se quiere aumentar la esponjosidad o porosidad de las capas profundas del subsuelo, y así facilitar el desarrollo de las raíces de las plantas y la circulación del agua, sobre todo en explotaciones cultivadas con técnicas más respetuosas con el medio ambiente, como el laboreo superficial y la siembra directa, donde apenas se quiere alterar la superficie del suelo.
• En suelos de viñedos, arbolados y similares, donde las rodadas de tractores y maquinaria pesada compactan el suelo en zonas próximas a los cultivos e impiden el desarrollo normal de las raíces, especialmente en los pasillos que hay entre las hileras de cepas o árboles y en los cabeceros donde giran las máquinas y hay un mayor tránsito de vehículos.
• En zonas de pastos donde el sucesivo paso de los rebaños ha compactado excesivamente el suelo, dificultando el drenaje del agua.
• Junto con técnicas u operaciones de drenaje, para evacuar el agua encharcada en los campos.
• Para incorporar fertilizante a las capas profundas del suelo, especialmente en cultivos de árboles permanentes y con raíces profundas.

 

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.