Profesional AGRO
Profesional AGRO

UNO DE LOS CULTIVOS MÁS AFECTADOS POR LOS ROBOS

La algarroba,
un cultivo en auge

Los robos continuados en el campo son, por desgracia, algo más que frecuente y el algarrobo es uno de los cultivos que se está viendo afectado por estas prácticas. “Cuadrillas” organizadas se dedican a esquilmar los recursos naturales arruinando a los habitantes locales, al medioambiente y a los medios productivos.

Félix Pascual Pérez / Cristina Pascual

Aunque no quisiéramos, hemos tenido que retomar, a petición de distintos agricultores, un tema que aunque parece disminuir sigue estando presente en la vida cotidiana de nuestro mundo agrícola y ganadero, produciendo una serie de pérdidas, muchas veces, irrecuperables. Lamentablemente nos referimos a los muchos y constantes robos que las explotaciones agrícolas y ganaderas sufren de un modo intermitente. Sus protagonistas, delincuentes, suelen ser individuos y organizaciones fichadas y juzgadas en distintas ocasiones.
Si el producto robado es el fin de estos delincuentes, los daños que producen para obtenerlo suele ser muy superior al valor que obtienen, normalmente como chatarra, aunque existen otro tipos de robos donde invaden campos en producción y roban distintos productos, dañando las plantas sin ningún miramiento y perjudicando las futuras recogidas. Qué decir de los robos ocasionados en las granjas, donde se llevan corderos, muchas veces en fechas puntuales, ganado ovino, porcino, caprino, gallinas, perdices, etc., con la insana intención de robar lo que no es suyo, destrozando cercas e instalaciones diversas, siempre sin ningún miramiento y con cierta impunidad. Esta es la información que recibimos.
Con datos debidamente confirmados, cuando se trata de evitar que lleguen a delinquir, se atreven agredir a los propietarios y trabajadores, incluso les manifiestan amenazas de muerte a ellos y a sus familias, con frases amenazantes como: “si denuncias volvemos y te quemamos tus instalaciones”. Es, lamentablemente, muy habitual, según nos informan.
Otro tema es la forma en la que son defendidos estos delincuentes, según ocasiones, por abogados de pago, algo que debería saltar las alarmas de los propios juzgados. Pero los tentáculos de la delincuencia para algunos deben resultar muy lucrativos, aunque, lamentablemente, cuando se les juzga y deben indemnizar se declaran insolventes, lo que resulta más penoso para las víctimas de sus fechorías. Según casos, incluso, estos delincuentes cobran prestaciones del Estado y se benefician de la Seguridad Social, asesorados por muchos que viven, presuntamente, de ellos, dañando la economía de todos, algo que debería avergonzar aquellos que mantienen en sus manos la llave de resolver estos lamentables problemas.
En todos estos casos son las víctimas de los robos los que llegado el momento y ante la decepción de una justicia incompleta, no saben como deben actuar, pues las muchas denuncias no reflejan una acción de la justicia contundente, obligando a la víctima a que aporte documentos y documentos, llegando a perder varios días de su dedicación cotidiana; incluso ante tanta burocracia o por miedo suelen desestimar el denunciar.

La algarroba, un cultivo rentable

Como seguiremos indicando, la recogida de la algarroba es temporal y de siempre se ha realizado por familias, incluso se guarda para la alimentación de animales de granja, bien en estado primario o moliéndolas, produciendo una harina muy aceptada por las aves y otros animales de corral, por ejemplo. El nombre del árbol del algarrobo, proviene del árabe hispano “alharrúba”, siendo los árabes quienes realizaban ricos postres con este fruto muy valorado por ellos, también alimentaban a sus mejores caballos con este producto; utilizándolo, además, para distintos procedimientos medicinales.
Este árbol se caracteriza por una altura de hasta 10 metros, aunque lo más normal es una altura de 5/6 metros. Es dioico, es decir, que tienen las flores de cada sexo en pie separado, y son de color rojo y sin pétalos. Su follaje es perenne y sus hojas son bipinnadas. Su fruto denominado algarroba, es una vaina coriácea de color marrón oscuro, manteniendo una longitud entre 10/30 centímetros de media. La composición del fruto es de una pulpa gomosa de sabor dulce muy apreciada en épocas de necesidad de alimentos. Su madera también es demandada, sobre todo en el mundo de la artesanía y para la construcción de enseres.
Se trata de un árbol de una alta resistencia a la sequía, no precisando de labores especiales. Si viajamos por el Mediterráneo, comprobaremos que, incluso, en algunos jardines de ciertas localidades, existen ejemplares de este singular árbol. La base de este árbol recae en sus semillas que son extendidas por los animales que comen su fruto, no siendo dañadas por los procesos digestivos de los animales, esperando ser depositadas en el suelo. Las semillas esperan la época de lluvias para romper el tegumento externo y absorber el agua, realizando un nuevo ciclo de germinación. Estas semillas pueden esperar hasta cuatro años depositadas en la tierra, esperando el mejor momento de humedad para germinar.

Destino de la producción

Distintas Cooperativas Agrícolas y empresas comercializadoras, adquieren las algarrobas, para elaborar diversos tipos de piensos para animales, aunque un porcentaje, también, se destina para la industria transformadora especializada para consumo humano, además de otros variados y muy valorados productos. Con la algarroba, se prepara un buen sucedáneo del chocolate denominado “carob” (algarrobo en inglés) actualmente muy utilizado en alimentos dietéticos.
El aditivo alimentario clasificado con la identificación E410, se indica como “Goma de Garrofin, Goma de Semillas de Algarrobo”, espesante y gelificante natural que procede de los granos de la algarroba. Suele considerarse inofensivo pero algunos informes le atribuyen ataques de asma, reacciones cutáneas y alergias respiratorias. Se ha solicitado informes más exhaustivos. Como todos los aditivos alimentarios también mantienen contraindicaciones, según lo expuesto, por lo que debemos informarnos con nuestro nutricionista antes de utilizarlo de cualquier forma con iniciativa poco o nada afortunada.

Mayor demanda

Los recolectores legales, experimentados, de algarrobas, suben y bajan los montes llenando sus sacos de un modo prudente y cuidando su entorno, manteniendo una preparación física adecuada y ayudados por animales de carga, normalmente borricos y mulas. Estos recolectores locales, también, realizan labores de prevención contra incendios. Diariamente, en campaña, consiguen llenar, por persona, unos 4 sacos con unos 30 kilos cada uno de algarrobas y los llevan hasta sus casas en espera de la recolección de días posteriores, cuyo fin son las empresas que se los compran solicitando, ellos, el justificante de venta a los almacenes intermediarios.
La transformación de las algarrobas comienza por su almacenamiento en locales limpios, desparasitados, totalmente higienizados y sin humedades. Según el ritmo de selección y desarrollo se llevan a la pila o pilas de lavado. Se distribuyen, las algarrobas, por unas pilas de lavado, utilizando productos autorizados. Posteriormente se sacan y se procede a su secado con aire caliente o extendiéndolo en zonas donde el sol hace su función natural.
El siguiente paso es el del troceado, separando la pulpa que representa el 90% del fruto aproximadamente, del garrofin. Una posterior selección, separa los garrofines de los restos de la algarroba. La selección en el troceado de la algarroba elimina los elementos extraños e impurezas no deseadas. El producto final es la pulpa y el garrofin, debidamente higienizados y preparados para su futura elaboración. Dependiendo de las exigencias de los compradores se embasan de una u otra forma, para su posterior envío.

En Sudamérica

En países como Argentina o Perú, los árboles del algarrobo se mantienen como una riqueza muy especial, puesto que de su fruto obtienen una bebida muy demandada, denominada “Aloja”, tipo fermentada de color lechoso, de gusto dulce, se suele tomar muy fría. Existe otra bebida más suave denominada “Añapa”, cuyas características la definen como un refresco y un alimento, al mismo tiempo. También se consume con fines medicinales, desde hace cientos de años, al mantener propiedades diuréticas, entre otras.
La elaboración de la harina, su preparación y conservación define el interés de muchos agricultores sobre este producto, sobre todo para elaborar un pan muy popular denominado “Patay”. Las tradiciones de distintos países del Sur de América valoran y mucho el calificado como “Arrope”, tratándose de un líquido dulce de color oscuro, con una alta concentración de azúcares. Podríamos seguir citando una serie de derivados de este producto, algarroba, pero creemos que con lo expuesto queda muy claro que citamos un fruto muy polifacético. En general se trata de un alimento natural, recomendado para la juventud, embarazadas, deportistas y personas adultas. No olvidemos que el árbol conocido como Algarrobo o Algarrobo Negro, nos ofrece un fruto que es considerado dentro del grupo de las legumbres, incluso existen procesos de recolección cuando el fruto se encuentra aún verde, derivándolo para obtener productos muy específicos.
Por lo expuesto, es fácil comprobar que en este caso concreto resulte semejante con el tema de la recolección delictiva de setas, niscalos, distintos tipos de frutas y hortalizas etc., en el centro y norte de España, donde ya se han puesto controles más serios y responsables.

Conclusiones

Nos gustaría poder escribir sobre temas más alentadores, pero nos obliga el reflejar las inquietudes de todo tipo de agricultores y ganaderos de nuestra querida España, invadida su forma de vida, según casos, por personajes de dentro y fuera con intenciones delictivas, con muy poco que perder y cuyas conciencias mantienen un solo interés, el suyo personal. El daño que producen a terceros les resulta totalmente indiferente, no lo olvidemos, nunca debemos de hacerles frente, pero siempre será nuestra responsabilidad el denunciar sus acciones delictivas.
Si el presente artículo sirve para abrirnos un poco más los ojos y proteger nuestros medios de vida, nos alegramos, pero siempre debemos recurrir a la muy valorada Guardia Civil, en casos de invasión de nuestros medios económicos de vida. Nunca, insistimos, nunca, debemos tomarnos ningún tipo de falsa justicia casera, pues ello podría agravar, aún más, cualquier caso que pudiera ocurrirnos.

Este artículo es un extracto del informe completo en nuestra revista

ARTÍCULOS ANTERIORES

Ajo negro: el superalimento

Uno de los alimentos y condimentos más apreciados desde hace unos años en la alta cocina y en la gastronomía en general.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (II)

Ofrecemos más datos que redundan en la importancia de considerar la viabilidad del cultivo de este tipo de máiz dentro de nuestras explotaciones.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (I)

El maíz dulce puede ser un producto atractivo, sabiendo que todo su proceso parte de unos contratos anticipados.

Incendios en la recolección de cereal y paja

Según datos oficiales, en el 95% de los casos de incendios está la mano de hombre, voluntaria o involuntariamente.

Semilla certificada (II parte)

A continuación analizamos los procesos para la obtención de semillas certificadas por parte de los agricultores y los riesgos y daños de usar semillas no certificadas.

Semilla certificada (I parte)

La elección de una Semilla Certificada es el primer paso, e imprescindible, para obtener una cosecha de calidad. Actualmente, la legislación regula la categoría y el uso de estas semillas.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (II parte)

Tomar conciencia de que tan importante como contar con una máquina que disponga de la última tecnología es cuidar aquello que la alimenta, es decir, el combustible, es una de los objetivos de este artículo.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (I parte)

El combustible es un elemento esencial para el funcionamiento de todo tipo de maquinaria autopropulsada, y al igual que ésta, el gasóleo ha evolucionado mucho en las últimas décadas.

Remolacha y Achicoria

El trabajo de recolección de remolacha es muy profesional y tiene que ser realizado por especialistas capaces de ofrecer el mejor servicio en un tiempo muy concreto, y ajustándose a las necesidades planteadas por los propios agricultores.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.