Profesional AGRO
Profesional AGRO

Glifosato,
un producto dudoso

El glifosato se ha convertido en uno de los herbicidas más usados del mundo. Tras su uso intensivo en agricultura y otras actividades, existe un debate sobre si se trata de un producto seguro o no para la salud y el medio ambiente.

Félix Pascual Pérez / Cristina Pascual

El experimentar en la agricultura con productos sin riesgo y siempre para mejorar es algo lógico, pero cuando se trata de experimentar con productos que pueden dañar nuestra salud, la de los animales y la de la propia biodiversidad general, es algo preocupante; mucho más cuando se llevan aplicando productos que han sido señalados como peligrosos por investigadores y organizaciones de toda garantía, pero según casos se siguen comercializando a pesar de distintas denuncias, algo que es muy cuestionado por los agricultores y la sociedad en general.
Este es el caso del producto denominado glifosato, el cual forma parte de la composición de distintos herbicidas y sobre el que existen muchas sospechas concretadas por distintos investigadores indicando su alta peligrosidad, tanto a nivel de la salud de las personas, animales y para el medio ambiente. El aumento de distintas enfermedades de nuestra población agrícola, de un modo repetitivo y el elevado índice de alergias, nos sitúa en un círculo de preocupación que va aumentando de un modo dramático. Todo ello nos anima a examinar, con el máximo detalle, sobre los productos que manipulamos y aplicamos en nuestros campos, tanto antiguos o modernos.
Sobre las formas de aplicar estos productos peligrosos, asegurando al operador la vestimenta y medios más adecuados, es algo irrenunciable. Pero a las personas y animales que pasean, trabajan o viven cerca de estos lugares donde se ha aplicado estos componentes químicos, ¿quién o quienes les protegen, dónde se encuentra el punto cero de no afección, quién lo determina cuando el propio aire esta impregnado de este componente peligroso, qué ocurre con su permanencia de efectos nocivos, contaminaciones del agua, etc.?

Qué es el glifosato

Toda la información que exponemos nos ha sido facilitada por distintos organismos, tanto a nivel oficial como privado, incluso por empresas dedicadas a la venta de productos químicos y de semillas, que realizan tratamientos específicos de un modo directo, lo que nos ha facilitado el dar este paso de tanta responsabilidad, pero según lo iniciábamos, nuestras inquietudes han ido en aumento.
Recordemos un poco su historia pues veinte años después de que el herbicida con glifosato, el Roundup, llegara al mercado, comercializado por la firma Monsanto, ésta desarrolló un programa de plantas transgénicas (OMG), tolerantes al propio glifosato.
Retomando informaciones pasadas llegamos a la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), informándonos en fecha 20 de Marzo del 2015, que había completado diversos estudios que aseguraban la carcinogenicidad de varios productos agro-químicos. Clasificando específicamente al herbicida denominado glifosato y a los insecticidas “Malation” y “Dicuzinon”, como probables sustancias cancerígenas que dañan al ser humano. También a los insecticidas denominados “Tetraclorvinfos” y “Paration” como posibles sustancias cancerígenas que afectan en primer lugar al ser humano. Esta misma Agencia también informó que hay evidencia limitada que sugiere que el glifosato, puede causar linfoma No-Hodgkin y cáncer de pulmón en humanos.
La responsabilidad de seguir utilizando el glifosato por millones de agricultores, jardineros, empresas de aplicación de distintos tratamientos vegetales, etc., recae en las autoridades estatales y los organismos internacionales cuya responsabilidad resulta ser de cuidar del bienestar de las personas, animales y elementos de nuestra biodiversidad. También los sujetos pasivos de las comunidades de poblaciones en general, están expuestos a los efectos negativos para la salud de este presuntamente “peligroso”, componente químico.

Composición

En principio debemos reconocer al glifosato como un componente químico muy enlazado con los cultivos modificados genéticamente (OMG), los cuales mantienen tolerancia cuando se les aplica este producto, según dosis. Las formulaciones comerciales, normalmente, contienen el 41% o más de este principio activo. Generalmente consiste en una mezcla acuosa de glifosato, como sal de Isopropilamonio (IPA), un surfactante y varios componentes menores que incluyen agentes antiespumantes, biocidas e iones orgánicos que están para ajustar el “pH”.
Los denominados mecanismos de toxicidad de las formulaciones del glifosato, son altamente complejas, no sólo porque este componente es utilizado con diferentes sales, sino también porque se lo combina con distintos surfactantes quienes varían en naturaleza y concentración, contribuyendo a la toxicidad general descrita en seres humanos y animales. Metidos en estos temas no podemos olvidar otros componentes con altos índices de toxicidad como el surfactante, polioxietilenamina (POEA), siendo mayor su toxicidad que la del glifosato, pero, aunque la evidencia no es suficiente, se cree que potencia la toxicidad de las formulaciones del herbicida. La toxicidad aguda (LD50), para el glifosato comercial, las posibles exposiciones por vía oral o cutánea es mayor de 5.000 mg/Kg., y por inhalación, mayor de 3.400 mg/L.
Los distintos estudios tóxico-cinéticos en animales de experimentación muestran una absorción del 30% al 36% en el tubo digestivo y una escasa absorción por vía cutánea. Una vez absorbido, se distribuye extensivamente por todo el organismo del 15% al 29% se excreta por la orina, el 2% por el aire espirado y el 70% restante por las heces. Su metabolismo es escaso y el 97% de la dosis oral se elimina como glifosato; su único metabolito es el ácido amino-metil-fosfónico (AMPA), con una vida media de dos días, aproximadamente.
Insistimos que los datos expuestos nos han sido facilitados de un modo correcto, en el supuesto de existir cualquier fallo en la descripción será solo atribuible a los responsables del presente artículo.

Medio Ambiente

Después de ser aplicado este componente es adsorbido rápidamente formando complejos insolubles con iones metálicos. El glifosato es degradado por los microorganismos del suelo o ácido amino-metil-fosfónico (AMPA), y luego degradado a compuestos inorgánicos incluyendo el CO2 y el fosfato. La vida media del glifosato en el suelo se mantiene, según su aplicación, tipo de plantas, suelos, humedad, clima, etc., en un rango entre 3 a 174 días.
Recordemos que el glifosato no se degrada con facilidad, según estudios para la degradación del 50% de este componente en un sistema de ensayo con agua y sedimento se estimó en menos de 14 días en condiciones aeróbicas y entre 14 a 22 días bajo condiciones anaeróbicas, es decir con oxígeno o sin el. En definitiva y comprobada su acción, este componente, es absorbido por las hojas de las plantas y se extiende por toda la planta y frutos. No se metaboliza en los propios tejidos de las plantas por lo que una concentración de glifosato deriva en la ingesta de productos de origen vegetal sobre los organismos de los propios consumidores, sobre esto no hay duda alguna después de los repetitivos análisis realizados. Siempre según nos informan.
En general ninguno de nosotros estamos fuera de los efectos de este compuesto químico, de acuerdo con el informe de Greenpeace “Los plaguicidas y nuestra salud, una preocupación creciente”. Este informe muestra como los plaguicidas afectan a nuestra salud y que entre los principales grupos de riesgo y más vulnerables se encuentran los agricultores, sus familiares, los fetos, bebés y niños pequeños, además de los muchos manipuladores de estos productos resulten ser agricultores o no. Para aquellas personas que no nos encontramos en estos grupos nuestra propia alimentación es la principal vía de exposición a los plaguicidas.

Otros datos de interés

Según distintos comunicados de la empresa Monsanto, elegimos el de su portavoz, Charla Lord, indicando que los estudios toxicológicos exhaustivos realizados durante los últimos 40 años, han demostrado una y otra vez que el componente denominado glifosato, no causa cáncer, ni tiene efectos mutagénicos, ni afecta al sistema nervioso, ni tiene efectos sobre el sistema inmunológico, ni produce alteraciones endocrinas, ni defectos de nacimientos o problemas reproductivos, etc.
Por otro lado, si podemos leer el libro cuyo titulo es “Qué es tóxico y cuál no”, del escritor Gary Ginsberg, toxicólogo, profesor de la Universidad de Yale y de la Universidad de Connecticut, relaciona el glifosato, con un efecto destructivo de nuestras hormonas, relacionándolo con el cáncer de mama, algo altamente preocupante.
Por otro lado, recuerdo, según notas, que en el año 2013, en un curso sobre técnicas a desarrollar en la siembra directa, se cito al componente glifosato y la importancia de su nueva formulación, concretamente sobre la formulación de su producto denominado “Roundup Energy Pro”, entonces se citaba a este herbicida con una composición del 45% de glifosato, formulado con sal potásica y una combinación de adyuvantes que lo convertían en un buen aliado para la agricultura de Siembra Directa.
También se citaba a este nuevo herbicida con una mayor concentración de sus componentes, formulado con la tecnología denominada “Transorb II”, citando una mejora en su perfil toxicológico y ecotoxicológico. Citando al gran ahorro de costes en su acción sobre la eliminación de las malas hierbas, con una acción de efectividad de unos 32 días.
Como pueden comprobar nuestros lectores hemos recogido datos antiguos y modernos, siempre con la idea de informar, nunca el de distorsionar una realidad que serán otros los que deben analizar todas las variantes y efectos de este producto.
El Ayuntamiento de la capital de Madrid, dejará de utilizar el herbicida denominado glifosato, de forma progresiva como elemento químico para combatir las malas hierbas de parques, jardines, piscinas, cunetas, etc., aplicando el principio de prevención, según fue comunicado por el Consultorio, algo que puede ser un primer paso para eliminar un componente que afecta a los madrileños, visitantes y a la propia biodiversidad ambiental, incluidas nuestra mascotas, pájaros, etc. Según nos informan, el área de Medio Ambiente y Movilidad solicitó en el 2016, un informe detallado a Madrid Salud, concluyendo que si bien en el momento actual su utilización está permitida a nivel europeo, las distintas consideraciones muy respetables, indicando que los efectos de este componente deriva en posibles afecciones de tipo cancerígeno, alergias y otras afecciones, avoca a la responsable consideración del principio de prevención inmediata.
Para finalizar indicaremos, según nos informan, que el glifosato es conocido como el herbicida total, pero debemos analizar los informes de la “EPA” (Agencia de Protección Ambiental), que califica el glifosato como una sustancia tóxica de la Clase III. Esta misma Agencia, cita que el glifosato, persiste en el medio natural contaminando las aguas y los acuíferos, poniendo en riesgo a la salud de las personas y animales, participando en peligrosos cambios de nuestros ecosistemas.
Según nos siguen informando el glifosato, antes de degradarse también se ha oxidado en el aire de la atmósfera, mezclado con otros polucionantes del aire, descomponiéndose por los efectos de la luz y del oxígeno, conduciendo a un proceso denominado “smog fotoquímico”, o mezcla de gases resultantes de la degradación.

Este artículo es un extracto del informe completo en nuestra revista

ARTÍCULOS ANTERIORES

Transgénicos, en demanda de información

La aparición de los Organismos Genéticamente Modificados (OMG) ha supuesto una revolución en la agricultura. Sin embargo, aún existen numerosas dudas sobre sus efectos.

Quinoa, un alimento

La Quinoa es un pseudo-cereal de origen sudamericano que está teniendo una gran aceptación entre los consumidores. Además, puede incluirse en los planes de rotación de la PAC.

Drones, señores del cielo

Los denominados multirrotores o drones, dieron su salto espectacular en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES), celebrada en Las Vegas (EE.UU.) en el año 2010.

Pistacho, un valor en alza

Desde hace años se está extendiendo el cultivo del pistacho por distintas comunidades autónomas, a continuación reflejamos las opiniones recogidas sobre este cultivo.

El reto de usar la tecnología

Ante la creciente tecnificación de la maquinaria agrícola, el sector se enfrenta al doble reto de utilizar de forma efectiva toda la capacidad de los nuevos tractores.

La algarroba: un cultivo en auge

Los robos continuados en el campo son, por desgracia, algo más que frecuente y el algarrobo es uno de los cultivos que se está viendo afectado por estas prácticas.

Ajo negro: el superalimento

Uno de los alimentos y condimentos más apreciados desde hace unos años en la alta cocina y en la gastronomía en general.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (II)

Ofrecemos más datos que redundan en la importancia de considerar la viabilidad del cultivo de este tipo de máiz dentro de nuestras explotaciones.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (I)

El maíz dulce puede ser un producto atractivo, sabiendo que todo su proceso parte de unos contratos anticipados.

Incendios en la recolección de cereal y paja

Según datos oficiales, en el 95% de los casos de incendios está la mano de hombre, voluntaria o involuntariamente.

Semilla certificada (II parte)

A continuación analizamos los procesos para la obtención de semillas certificadas por parte de los agricultores y los riesgos y daños de usar semillas no certificadas.

Semilla certificada (I parte)

La elección de una Semilla Certificada es el primer paso, e imprescindible, para obtener una cosecha de calidad. Actualmente, la legislación regula la categoría y el uso de estas semillas.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (II parte)

Tomar conciencia de que tan importante como contar con una máquina que disponga de la última tecnología es cuidar aquello que la alimenta, es decir, el combustible, es una de los objetivos de este artículo.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.