Profesional AGRO
Profesional AGRO

España, pionera en Europa en el Siglo VIII

Pistacho,
un valor en alza

En más ocasiones hemos sacado a colación en esta sección cultivos que pueden facilitar y ampliar la renta de los agricultores. Desde hace años se está extendiendo el cultivo del pistacho por distintas comunidades autónomas, a continuación reflejamos las opiniones recogidas sobre este cultivo.

Félix Pascual Pérez / Cristina Pascual

El fruto conocido como pistacho es bien conocido en el mundo, pues goza de una historia que se remonta a finales del periodo paleolítico. Países como Turquía, Siria, Afganistán, Irak, Turkmenistán, Irán, etc., mantienen una tradición muy antigua sobre el proceso de cultivo del pistachero. Actualmente el país que mantiene una mayor extensión en hectáreas en producción de pistacheros es, sin duda alguna, Irán, aunque en el último lustro ha ido disminuyendo su extensión de producción. La extensión actual de hectáreas en producción en Irán no llega a las 300.000 ha. Uno de los países que más ha evolucionado en extensión de producción ha sido EE.UU., superando las 100.000 ha en producción, según nos informan consiguen una producción de 2 toneladas por ha, aproximadamente, gracias a un sistema de explotación superintensiva de este cultivo. En otros países el rendimiento por hectárea se mantiene sobre las 0,7/1,0 toneladas por hectárea, como es el caso de los países mediterráneos, pero las producciones aumentan lentamente basadas en una más sólida formación y mayor experiencia, confirmada con variedades mejor adaptadas a nuestros microclimas, aunque, siempre, ofreciéndonos una calidad y frescura muy superior al pistacho llegado de otros países, siempre según nos informan.
Actualmente el consumo de pistachos lo encabeza la Unión Europea, superando a países con alta tradición en el consumo de este fruto, tales como China, Siria, Egipto, Irán, etc. En cuanto a la producción, la Unión Europea mantiene una producción de pistachos controlada, siendo países como Italia, Grecia, Chipre y España los que se encuentran autorizados y por ello en disposición de mantener este especial cultivo. Estos países han sido apoyados económicamente para desarrollar, rentablemente, este tipo de cultivo, aunque la información de distintos agricultores varía según zonas elegidas por el Ministerio de Agricultura. Incluso podemos indicar que existe un cierto desconocimiento a nivel general. La producción total, anual, de estos cuatro países es de 10.520 toneladas, aproximadamente, insuficiente para atender el consumo de la Unión Europea, por lo que se importan grandes cantidades de EE.UU., China, Irán, etc., cantidades que representan más del doble de la producción de los cuatro países europeos citados, según nos informan, pero con una calidad muy inferior al pistacho producido en Europa, incluso, según partidas, con deficiencias sanitarias.

Clasificación

La variedad “Pistacia terebinthus L.”, se extiende, actualmente, por toda la Península e Islas, cuyas características principales son que se mantiene una altura entre los 2/3 metros, cuyo diámetro del tronco oscila entre los 5 a 20 centímetros. Su altura puede llegar, incluso, a ser superior en 4 veces en estado salvaje. Sus hojas son caducas. Sus flores surgen con la salida de las nuevas hojas en la primavera de la misma forma que otros árboles. Sus frutos son pequeñas drupas globulares con un diámetro de unos 5/8 milímetros, manteniendo un atractivo color rojo.
Por supuesto que existen distintos tipos híbridos cuya adaptación concreta a distintas zonas resulta altamente eficaz, entre los que se encuentran Pistacia terebinthus L. / Pistacia Integérrima S., Pistacia terebinthus L. / Pistacia atlántica D. o Pistacia terebinthus L. / Pistacia vera L.
En los citados y otros se valoran principalmente características como vigor, resistencia a bajas temperaturas, buen prendimiento del injerto, buenos rendimientos en producción y facilidad en la recolección.
Según nos informan, en Castilla La Mancha, los terrenos elegidos son debidamente analizados, predominando la busca de parcelas con suelos Calcisoles, Fluvisoles, Gipsy-soles, Luvisoles, Regosoles y Solonchak, con textura tipo franco-arenosas y franco-arcillosos, siempre muy permeables y altamente mineralizados, con tosca caliza, pedregosos, poroso, etc.
En general como en todos los procesos debidamente profesionales, se precisa de unos análisis previos del suelo, obteniendo su “pH”, caliza activa, carbonatos totales, macro-elementos base fósforo, potasio y nitrógeno, proporción sobre materia orgánica, etc. Estas bases iniciales marcan un paso determinante en un proceso profesional sobre las plantaciones futuras, precisando el ser asesorado por personal debidamente preparado y de poder, siempre, a nivel oficial.

Fechas aconsejadas para efectuar la plantación

Las labores previas de subsolado y nivelación, con pasadas en cruce, con una profundidad media de trabajo sobre los 80/100 centímetros, resultará muy positivo para seguir con el siguiente paso.
Los marcos de plantación dependen si las parcelas son de regadío o secano. El marco de plantación en regadío, se efectuarán entre 5 x 5 metros y 7 x 3,5 metros, mientras que en secano, se efectuaran entre los 7 x 6 metros, incluso 7 x 7 metros. Pueden decidirse otros marcos, según zonas y especies con injertos concretos. Se tienen que tener en cuenta también los espacios para efectuar la carga y descarga del propio producto y enseres. Los marcos de los planteles van en consonancia, también, con el patrón utilizado y según el vigor de la variedad, también influye el sistema de recolección, manual o mecánica. Resulta muy positivo el asesorarse sobre el sistema de plantación, por ejemplo, las plantas injertadas en maceta se enterrarán sobre los 8 centímetros por encima del cepellón, nunca tapar la unión patrón-injerto, la misma debe quedar por encima del terreno. Las plantas injertadas a raíz desnuda se introducirán en el terreno hasta unos 15 centímetros por debajo de la unión con el injerto.

Riego

Para un árbol como el pistachero, el riego adecuado es un factor que desde el punto de vista agronómico nos proporciona una seguridad en la producción de pistachos, asegurando el desarrollo estable del propio árbol, además de aprovechar al máximo el proceso de aplicación de abonos líquidos específicos, siempre de una forma debidamente proporcionada y autorizada. Como en muchos otros cultivos el disponer de sensores de humedad en el propio terreno, nos ayudara para atender la demanda de humedad de nuestros árboles. La tecnología adaptada a las exigencias de vitalidad de nuestros árboles representa un factor de éxito, algo que no debemos ignorar.
El número de goteros debe irse incrementando según el propio desarrollo de los árboles, se recomienda comenzar con dos, dispuestos a 180º uno del otro del propio tronco y equidistantes de unos 50 centímetros también del tronco. Posteriormente y siempre bajo asesoramiento técnico, podremos duplicar los goteros por árbol, dentro de la atención hidráulica asignada por cada árbol y de acuerdo con las circunstancias de necesidad sobre un índice de humedad. También podemos utilizar distintos tipos de goteros, lo que nos conducirá al aumento de la cantidad de agua en tiempo y forma.
La vigilancia constante de los goteros es muy necesaria, del mismo modo su propia distribución del agua, recordemos que aunque se están utilizando materiales que ahuyentan a distintos animales, se han dado casos de ser roídos por ratas, ratones, conejos, jabalíes, etc.

Conclusión

Lo expuesto lo hemos realizado de un modo básico, gracias a las diversas informaciones que hemos consultado y a la atención de distintos amigos, tratando de que nos responsabilicemos de un modo profesional si aceptamos una explotación de pistacheros. Si procedemos en consecuencia, los resultados serán satisfactorios, pues tratamos con un producto de elevada demanda.
En este artículo no podemos olvidar a los muy valorados consumidores, rogándoles que en la medida de lo posible consuman productos de origen España, colaboremos con nuestros maravillosos agricultores y ganaderos en sus distintas facetas, sin duda todos ganaremos.
Debido a lo extenso del presente artículo no hemos citado los múltiples robos de producto que sufren nuestros agricultores y ganaderos, animados por los corruptos compradores que los adquieren sin justificante de entrega ni factura de venta, aunque la Guardia Civil poco a poco va cerrando el cerco a estos delincuentes, muchos de ellos con más de 60 detenciones, pero nuestras leyes confeccionadas de un modo, según casos, dudosos y otras veces apoyados, estos reincidentes delincuentes, por mafias de distintas índoles, siguen realizándose estas fechorías dañando el sudor y la economía de nuestro entorno agrícola y ganadero.

Este artículo es un extracto del informe completo en nuestra revista

ARTÍCULOS ANTERIORES

El reto de usar la tecnología

Ante la creciente tecnificación de la maquinaria agrícola, el sector se enfrenta al doble reto de utilizar de forma efectiva toda la capacidad de los nuevos tractores.

La algarroba: un cultivo en auge

Los robos continuados en el campo son, por desgracia, algo más que frecuente y el algarrobo es uno de los cultivos que se está viendo afectado por estas prácticas.

Ajo negro: el superalimento

Uno de los alimentos y condimentos más apreciados desde hace unos años en la alta cocina y en la gastronomía en general.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (II)

Ofrecemos más datos que redundan en la importancia de considerar la viabilidad del cultivo de este tipo de máiz dentro de nuestras explotaciones.

Maíz dulce, un cultivo a tener en cuenta (I)

El maíz dulce puede ser un producto atractivo, sabiendo que todo su proceso parte de unos contratos anticipados.

Incendios en la recolección de cereal y paja

Según datos oficiales, en el 95% de los casos de incendios está la mano de hombre, voluntaria o involuntariamente.

Semilla certificada (II parte)

A continuación analizamos los procesos para la obtención de semillas certificadas por parte de los agricultores y los riesgos y daños de usar semillas no certificadas.

Semilla certificada (I parte)

La elección de una Semilla Certificada es el primer paso, e imprescindible, para obtener una cosecha de calidad. Actualmente, la legislación regula la categoría y el uso de estas semillas.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (II parte)

Tomar conciencia de que tan importante como contar con una máquina que disponga de la última tecnología es cuidar aquello que la alimenta, es decir, el combustible, es una de los objetivos de este artículo.

Gasóleo de calidad, una exigencia constante (I parte)

El combustible es un elemento esencial para el funcionamiento de todo tipo de maquinaria autopropulsada, y al igual que ésta, el gasóleo ha evolucionado mucho en las últimas décadas.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.