Profesional AGRO
Profesional AGRO

La Ley de la Cadena Alimentaria no pone de acuerdo al sector

La Ley de la Cadena Alimentaria está suscitando diferentes reacciones dentro del sector, y no siempre en el mismo sentido. Como muestra, a continuación se incluyen las opiniones del responsable de frutas y hortalizas de COAG y de la Asociación COEXPHAL.

Profesional AGRO - Madrid 24/06/2020

Ley de la Cadena Alimentaria

Recientemente se han aprobado cambios dentro de la Ley de la Cadena Alimentaria, lo que ha suscitado diferentes reacciones dentro del sector agrícola. El principal punto de controversia es el que señala que cada eslabón de la cadena tiene que aplicar a su producto el valor correspondiente, es decir, que no puede vender por debajo de coste. Como muestra de las opiniones enfrentadas que ha suscitado la Ley de la Cadena Alimentaria, a continuación incluimos un artículo de opinión de COAG, fimado por Andrés Góngora Belmonte, Responsable Estatal de Frutas y Hortalizas; y una nota con la posición de la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (COEXPHAL).

COAG – Andrés Góngora

Antes de que la pandemia nos obligara a detenernos por responsabilidad, todo el sector unido, productores, cooperativas y comercializadoras, se encontraba en la calle, en movilizaciones multitudinarias que reclamaban unos precios justos que cubrieran nuestros crecientes costes de producción. Siempre hemos advertido y denunciado que los precios se conforman desde el final de la cadena de valor hacia el principio, desde el consumidor hasta el productor, y que generalmente sólo nos llegan las migajas. Mientras que el resto de eslabones cubren sus costes y obtienen beneficios, los agricultores y agricultoras nos quedamos con lo que queda, algo que muchas veces no cubre el valor de lo que producimos.

La movilización tuvo resultados. Sin ser suficientes, desde luego, pero conseguimos por ejemplo una modificación de la ley de la cadena por la que se prohíbe destruir valor en la misma. El cambio de concepto es primordial: el precio de cada operación deberá estar por encima de los costes de producción de quien vende. Parece que algunos se han asustado al verlo. Lo preocupante es que no son precisamente las grandes cadenas de distribución las que más ruido están haciendo en contra, sino las propias empresas de comercialización en origen.

Seguridad

Los agricultores necesitamos seguridad para tener un futuro a medio plazo. No podemos sobrevivir en una continua especulación. La Ley de la Cadena Alimentaria obliga a que tengamos contratos, a que en esos contratos se fijen unas condiciones mínimas y un precio. Esto no es de ayer, sino de hace más de seis años, cuando entró en vigor la ley de cadena. Lo corriente debería ser, al menos, tener un precio en el contrato. Y debemos pelear para que esto sea así. Ahora además, debemos trabajar para dicho precio cubra nuestros costes, como indica ahora la legislación.

Más medidas

Está claro que esta novedad por sí misma no es suficiente y se requieren más medidas, como el control de las importaciones o las medidas efectivas para la gestión de las crisis. Además requerirá de esfuerzo, trabajo de inspección y afinación. Sólo un elemento no puede solventar los problemas graves que nos afectan. Ahora bien, no estamos para desechar posibilidades. Que en una ley se escriba que los precios deben estar por encima de los costes es reconocer que nuestros productos tienen un valor y debe pagarse. La cadena debe retribuir adecuadamente a todos los eslabones y no sólo a los que comercian y no producen. Es un paso adelante necesario para nuestra sostenibilidad.

Sin esta nueva norma, el comprador impone su precio de compra. Me dice lo que me va a pagar. Con esta norma, esto no cambiará en principio. El mercado manda, dicen. Ahora bien, la norma abre la posibilidad de que yo le comunique a mi comprador una referencia de costes de producción. Si me interesa, en base a esa negociación, podría denunciar que está incumpliendo lo acordado. Ese es el cambio de concepto: se pone a nuestra disposición una herramienta para mejorar nuestra posición negociadora y para denunciar abusos. COAG está, como siempre, a disposición para denunciar en nombre de sus socios.

Contruir valor

Se trata de construir el valor desde lo que nos cuesta producir y no de que nos dejen las sobras como viene ocurriendo. No se trata de que el consumidor pague más, sino de que el valor se reparta adecuadamente y de que todos podamos vivir y no sobrevivir (en el mejor de los casos), como hasta ahora. Marruecos, Sudáfrica, Turquía… siempre podrán producir más barato que nosotros mientras no se apliquen otras medidas. No por ello, tenemos que sumarnos en una carrera hacia el abismo en la que tenemos todas las de perder, tanto en rentabilidad como en la calidad que ofrecemos al consumidor en el marco de un modelo europeo de producción.

Estamos ante un gran reto, cambiar el modo de funcionar de la cadena. Si no lo intentamos, seguro que estaremos peor que ahora. Porque ¿cuál es la alternativa? ¿Seguir como hasta aquí? De hacerlo, continuaremos viendo cómo desparecen agricultores y cómo nuestra rentabilidad se va a pique. La defensa de los precios justos, que cubran costes, es un pilar que no debemos derribar.

COEXPHAL

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, COEXPHAL, continúa dando a conocer los efectos perniciosos que tendrán para el sector agroalimentario las recientes reformas incluidas en la Ley de Medidas para la Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria. Extractando parte del artículo de esta Ley de la Cadena Alimentaria sobre Condiciones Contractuales, viene a significar que “Los contratos contendrán como mínimo un precio en cuantía fija o variable, que deberá ser el coste efectivo de producción del producto, teniendo en cuenta el coste de los principales inputs del operador, y haciendo alusión expresa a que el precio deberá cubrir los costes de producción”. Además, el texto especifica que “cada operador de la misma deberá pagar un precio igual o superior al coste de producción”.

COEXPHAL considera que esta ley se puede convertir en la condena del sector, sentenciando tanto a agricultores como a comercializadoras a operar en desigualdad con respecto a sus principales competidores, y desde el punto de vista técnico es inaplicable. “El objetivo de esta Ley tiene que ser equilibrar la cadena y fortalecerla, creemos que el eslabón más débil sigue siendo el agricultor y las empresas productoras en origen y por ello necesitamos una Ley que equilibre la posición de ambos. Esta reforma se ha realizado sin contar con las Organizaciones Interprofesionales, en un momento que el Gobierno necesitaba acallar las movilizaciones y reivindicaciones, pero no se han estudiado bien sus consecuencias y al ser de aplicación solo para empresas y productores españoles, entendemos que nos deja en clara desventaja frente a productos de terceros países”, afirma Luis Miguel Fernández, gerente de COEXPHAL.

Inviabilidad

Por su parte, Juan Colomina, delegado de COEXPHAL considera que al estudiar con detenimiento esta legislación se observa su inviabilidad: “Si solo miras el precio mínimo hacia arriba, da la impresión de que todo es maravilloso y vas a cobrar todo por encima de ese precio. Pero si te detienes a mirar por debajo del precio mínimo, te das cuenta de que todo lo que antes cobrabas aunque fuera por debajo de tu coste, vas a dejar de percibirlo. El precio mínimo si va acompañado de una intervención pública donde se te indemniza por todo lo que no puedes vender, porque el Estado te obliga a no vender, podría funcionar dependiendo de cual fuera el precio de intervención. Pero cuando no existe el precio de intervención, ese producto lo cobras a cero”.

Interprofesionales

Desde COEXPHAL solicitan que se dé más protagonismo a las organizaciones interprofesionales para que sea en el seno de éstas donde se debata para lograr un equilibro de la cadena alimentaria. “Hace más de 20 años que venimos dando alternativas y no solo nosotros, también la Comisión Europea y el propio Ministerio de Agricultura, y estamos trabajando en ese sentido desde 1996, y unos años después se constituyó HORTYFRUTA y posteriormente HORTIESPAÑA. La alternativa son las organizaciones interprofesionales donde deben estar representadas todas las organizaciones que intervienen en la cadena de valor (productores y consumidores incluidos) y en su seno trabajar las condiciones en las que se desarrolla el trabajo sectorial para hacerlo más eficiente”.

Se ha presentado el hashtag #LeydelaCondena que acompañará a todas las comunicaciones que se realizarán a partir de ahora en busca de un texto normativo acorde a las necesidades reales del sector, según COEXPHAL.


Suscríbete a nuestra Revista Digital Profesional AGRO


Escaparate de productos

Revolución industrial: el inicio de una nueva agricultura

La revolución industrial supuso un cambio radical en la estructura de la sociedad, con el auge de las ciudades y el éxodo del campo a la fábrica. Pero ello no hubiese sido posible sin el desarrollo de nuevos equipos y técnicas agrarias que permitieron aumentar la producción y trasportarla hasta las urbes.

El Plan Renove condiciona las inscripciones en Mayo de 2020

Continuamos con el análisis de la situación de la inscripción de maquinaria en el mes de mayo, cuya evolución sigue condicionada por la situación sanitaria y epidemiológica. Además, la espera del anunciado Plan Renove puede haber condicionado aún más a la baja la situación en algún tipo de maquinaria con respecto a lo que sucedía hace un año.

NEWSLETTER

Reciba semanalmente una selección de las noticias más destacadas de la actualidad del sector agrícola de forma totalmente gratuita y cómodamente en su ordenador. Rellene los datos que se solicitan en el formulario (email y nombre son necesarios) para recibir el Newsletter en el email que nos indique.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s