Profesional AGRO
Profesional AGRO
Emilio Velasco Machuca
OPINIÓN
A vuelapluma / EMILIO VELASCO

¡BASTA YA! EL CAMPO NO AGUANTA MÁS Y SE MOVILIZA

Esta vez quiero solicitar su colaboración para que podamos “meternos en situación” y así, retrotrayéndonos unos años en el tiempo, entender mejor a nuestras gentes del campo que, créanme ustedes, está muy lejos de sus intenciones causar molestias al resto de ciudadanos con el programa de movilizaciones que están desarrollando por toda la geografía española. Un programa que continúa justo hoy, 21 de febrero, día en el que “cojo la pluma” para acudir a mi periódica cita con todos ustedes, queridos amigos, para hacerles partícipes, una vez más, de mis reflexiones acerca de la actualidad por la que atraviesa nuestro sector primario. Una situación en el sector primario que, lejos de suavizarse, cada vez está más enconada y no se vislumbra un horizonte en el que los “negros nubarrones” actuales den paso a un panorama más claro y esperanzador.

Por eso, les pido retroceder casi cuatro años en el tiempo, recién iniciada la primavera de aquel nefasto 2020, con toda la población comenzando a tomar conciencia de aquel brote epidémico al que nuestras autoridades no daban importancia (¿recuerdan aquellas palabras de que sería como una nueva variante de la gripe y que no eran necesarias las mascarillas?). Pues bien, a primeros de aquel año, nuestros agricultores, hartos ya del ninguneo a los que los sometía la Administración, ya iniciaron un programa de movilizaciones al que muy pronto secundaron los ganaderos, silvicultores, e incluso los pescadores, en suma, el sector primario en pleno. Unas movilizaciones surgidas por los bajos precios percibidos por sus productos unido al desmesurado aumento de los precios de los insumos necesarios para la actividad productiva y los problemas, trabas, dificultades y desprotección.

Estos condicionantes hacían anti-rentable su labor, todo lo cual fue el caldo de cultivo para organizar una serie de movilizaciones bajo el explícito reclamo ¡BASTA YA! Se celebraron algunas de estas manifestaciones con la colaboración de las organizaciones profesionales agrarias, e incluso una gran concentración de carácter nacional en la capital del reino pero, como desgraciadamente la incidencia coronavírica ya comenzaba a mostrar evidentes señales de que no era “solo como una gripe” y las defunciones originadas ya alcanzaban un inquietante protagonismo en los noticieros de todo el país, las gentes del campo, dando muestras una vez más de su responsabilidad, tomaron el acuerdo de dar por interrumpida esta cadena de actuaciones para centrar sus esfuerzos en aquel nuevo frente, la pandemia. En ese momento llegaría el inevitable confinamiento y había que seguir alimentando a la población; otra prueba de responsabilidad cívica. Llegado a este punto quiero traer de nuevo a esta página aquella frase del gran Bertolt Brecht que utilicé a modo de homenaje a unos profesionales a los que admiro y que ahora repito: “La responsabilidad no es un espejo que refleja la realidad; más bien es el martillo que forja el heroísmo”.

Y sí, entonces esa responsabilidad aconsejó interrumpir la cadena de movilizaciones, pero con la íntima esperanza de que aquellas pocas celebradas fueran como un “aviso a navegantes” para el Gobierno y se desarrollaran políticas más favorecedoras para todo el sector.

Ahora, les pido que demos un nuevo salto en el tiempo y volvamos a la actualidad. Han pasado casi cuatro años desde aquellos hechos y tiempo han tenido nuestros dirigentes y representantes políticos como para haber esbozado alguna acción tendente a mejorar y facilitar la labor de nuestras gentes del medio rural. Pero ¿ustedes creen que han hecho algo? Les respondo yo: Nada en absoluto. Muy al contrario, la situación ha continuado degradándose durante este tiempo y hoy, nuestras gentes del campo, desesperadas, ven inviable seguir trabajando a pérdidas y manifiestan su desasosiego por el constante goteo de agricultores que abandonan una profesión que es, antes que nada, vocacional y no solo –que también–, todo un modo de vida.

Y ¿cómo se ha llegado a esta situación que ha provocado este “puñetazo en la mesa” por parte de nuestros agricultores? No es solo por la necesidad de unos precios justos, -es necesario el equilibrio; que no sean tan altos para los pagos y bajos, muy bajos, para recibirlos-, ni tampoco por la exigencia de excesiva reducción en el empleo de fertilizantes, o en la necesaria reforma del seguro agrario ni por la excesiva burocracia exigida… sino que además, nuestros agricultores se quejan, lo mismo que ya hicieran antes nuestros vecinos galos, alemanes y belgas, de los acuerdos comunitarios con terceros países a los que acusan de competencia desleal. Además de una serie de medidas que les perjudican y que se han tomado a nivel comunitario y desde los despachos, –sin tener en cuenta las necesidades y realidades que afectan a los interesados en trabajar tierras y cultivos–, para cumplir con las características y objetivos de sostenibilidad promovidos por la Agenda 2030 que busca reemplazar la labor rural tradicional por un sistema de producción más ecológico y respetuoso con el medioambiente.

Por último, reclaman una Ley de la Cadena Alimentaria sobre la que se actúe con mayor efectividad en su aplicación y, a este respecto, el ministro Planas, durante la reunión que mantuvo con los representantes de los agricultores durante la movilización celebrada en Madrid en el día de hoy, 21 de febrero en la sede del Ministerio de Agricultura, aseguró que ya se está trabajando en una Ley muy avanzada y pionera, referente en todo el continente europeo.

Confío que al fin nuestro sector primario obtenga una respuesta positiva a sus reclamaciones que sin ninguna duda...

…son justas y el sector y sus gentes lo merecen

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s