Profesional AGRO
Profesional AGRO
Emilio Velasco Machuca
OPINIÓN
A vuelapluma / EMILIO VELASCO

AGRICULTURA Y MECANIZACIÓN INTELIGENTE: EL FUTURO COMIENZA HOY

RECIÉN iniciado el año 2017, durante la conferencia celebrada en el Kreissparkasse, (Caja de Ahorros), de Biberach, localidad alemana de la Alta Suabia, Martin Richenhagen, entonces Presidente y CEO del grupo AGCO, abordó los retos de futuro a los que se enfrentaba el sector agroalimemntario para satisfacer las necesidades que plantea el crecimiento de la población mundial. Llegados a este punto, permítanme queridos lectores, que haga un breve repaso a la historia desde que nuestra especie apareció en este pequeño mundo, para que tengamos una visión del progresivo incremento poblacional experimentado desde que hace algo más de 100.000 años apareció el ser humano sobre su superficie. La Tierra, entonces, la habitaban no más de un millón de seres, –datos confirmados por los más concienzudos estudios científicos–. En el primer año de nuestra Era, ese censo poblacional estaba formado por unos 230 millones de almas y al inicio de la Edad Media esa población se había visto incrementada hasta los 310 millones de personas. Hoy, nuestro mundo lo poblamos mas de 7.000 millones de personas y para dentro de tres décadas tan solo, la cifra superará ampliamente los 9.000 millones de habitantes.

Ese es el reto al que aludía en su intervención el Sr. Richenhagen que ya entonces, al principio de 2017, recalcó que “no hay ningún plan, ningún presupuesto que se ciña a la realidad de manera más precisa que el crecimiento de la población y hoy, en el mundo más de 1.000 millones de personas ya están sufriendo por hambre”.

Estoy totalmente de acuerdo con estas apreciaciones y con las conclusiones a las que llegó el conferenciante que resumió su intervención con la afirmación de que “La agricultura es el futuro”. Hago mías también esas palabras en el convencimiento más absoluto de que el problema de la sobrepoblación de nuestro mundo solo puede asegurar su supervivencia con los alimentos que sea capaz de producir una agricultura más productiva y eficiente; constituye la raíz indispensable para suministrar la base de esa alimentación. La tierra tiene recursos para atender esa demanda, pero para lograrlo se deben emplear racionalmente las más evolucionadas técnicas, máquinas y equipos que la industria sea capaz de poner a disposición de los agricultores, para que estos puedan obtener los mejores rendimientos de sus cultivos en esa tierra que trabaja y miman con esmero y dedicación extremas, sabedores, –bien lo vienen demostrando día tras día, incluso en esta difícil época de pandemia–, que recae sobre sus hombros el peso de la responsabilidad de proveer de alimentos a toda la población y para ello se valen de todos los recursos que pone en sus manos la moderna tecnología, maquinaria, aperos e implementos que los avances técnicos de cada época ha ido poniendo a su disposición.

Y de nuevo, en lo que se refiere a lo anteriormente expuesto, en relación a la mayor demanda de producción de alimentos para poder atender las necesidades de una población en constante aumento, creo firmemente que son unos retos que estamos en disposición de superar; estoy plenamente de acuerdo con el conferenciante que ya hace tres años aseguraba: “una población mundial al alza y los cambios en los hábitos alimentarios, demandan un aumento significativo en la producción de alimentos, y dicho aumento, esencial en la productividad, solo puede lograrse usando las tecnologías agronómicas y las técnicas en mecanización más avanzadas”.

En su intervención, Martin Richenhagen aludió a los 1.000 millones de personas, –la inmensa mayoría en lo que hemos dado en denominar “tercer mundo”– que sufren la pesadilla del hambre entre las que hay que destacar los cinco millones de niños que mueren anualmente víctimas de desnutrición, un drama que constituye la mayor vergüenza para el género humano y que a fecha de hoy, sigue siendo su “asignatura pendiente”. Ambos problemas urgen una solución que ENTRE TODOS, debemos hallar de una vez por todas; no solo generando esos alimentos, sino también estableciendo una eficaz cadena de servicios que permita llevar esos alimentos hasta las regiones afectadas por esa lacra.

De todas formas, y con el convencimiento de que todo se reduce a un solo problema, –producir más alimentos–, quiero romper una lanza en favor de nuestro sector y sus gentes, tal es mi confianza en el futuro –que muchos ven sombrío e incierto–. El sector primario, a lo largo de su dilatada historia desde que el hombre, allá en tiempos del Neolítico aprendió a “domesticar” la tierra, comenzando a labrarla ayudándose de un simple palo aguzado con el que trazaba surcos sobre los que depositaba semillas para asegurarse el alimento, –acababa de inventar el primer arado–, hasta hoy, una cadena de logros ha venido marcando la evolución de la técnica agraria, y eso no se ha detenido; muy al contario, no ha hecho más que comenzar porque el futuro nos deparará increíbles aportaciones que facilitarán aún más el trabajo de nuestras gentes del medio rural, que desde siempre han sabido asimilar, como en ningún otro sector los nuevos conocimientos, técnicas y equipos puestos a su disposición, y ello no hace más que confirmar que desde siempre....

...la Agricultura es el futuro y el nuestro empieza HOY.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s