Profesional AGRO
Profesional AGRO
OPINIÓN
Firma invitada / RICARDO DÍAZ PUJOL *

PASADO, PRESENTE Y FUTURO DE LA DIGITALIZACIÓN EN EL SECTOR AGRO

La digitalización consiste en el empleo de tecnologías electrónicas y de la información que facilitan la captura de la información, su procesamiento y análisis, y la representación para la toma de decisiones. Si bien es cierto que hay sectores más tecnológicos que se han digitalizado con anterioridad, como el sanitario, el del automóvil o el de las telecomunicaciones, operar en un entorno abierto, cambiante en condiciones ambientales y con una gran variabilidad genética y varietal, como es el caso del sector agro, no es nada sencillo.

La penetración de las nuevas tecnologías digitales en el sector agrario ha tenido cierto retraso, pero en estos últimos años ha avanzado de manera imparable. Pensemos en un agricultor que cultiva arroz desde hace varias generaciones en las proximidades de la Albufera de Valencia. Tiene la costumbre de consultar la previsión meteorológica en el móvil para saber si puede sacar el tractor para arar el campo. Cuenta con una aplicación en el móvil que utiliza como cuaderno de campo digital y que también le sirve para hacer un control de gastos y del rendimiento de cada parcela. Además, tiene unas parcelas de naranjos en las que controla el riego por goteo con una aplicación móvil que ajusta según el estrés de la planta a partir de la pluviometría y el calor. Está suscrito a un servicio de teledetección que le informa de la evolución del cultivo, así como de las necesidades de nutrientes. Esto, se puede decir que ya es
PASADO, pues es algo que se hace desde hace tiempo.

¿Cuáles son las nuevas tecnologías que están en la frontera entre la ciencia y la realidad empresarial? Por ejemplo, integrar una unidad GPS en el tractor para el registro de todas las operaciones y su visualización en cartografía digital. O también es una nueva tecnología el empleo de atomizadores inteligentes que ajustan la dosis de biofertilizantes o de fitosanitarios a la canopia. Otro caso interesante es la aplicación de modelos basados en Inteligencia Artificial para la predicción de la fecha óptima de cosecha o plataformas web de análisis de la demanda del mercado y de la evolución de los precios mediante bots software que extraen la información de diferentes fuentes.

Otro buen ejemplo es la estimación del aforo mediante sensores de visión en los tractores o en drones. Estas aplicaciones son PRESENTE, son operaciones que ya se hacen en la actualidad en algunas explotaciones con la última tecnología disponible y en las que tenemos empresas españolas punteras, especialmente en los cultivos de alto valor como el olivar, el viñedo o los cítricos. Si nos preguntamos hacia dónde caminamos y qué tecnologías nos vamos a encontrar en el próximo decenio, podemos hacer el esfuerzo de dejar volar la imaginación y adivinar cómo se puede transformar la realidad de muchas explotaciones agrícolas.

¿Qué vamos a ver dentro de unos años? Tractores y cosechadoras autónomas sin conducción, basados en energía eléctrica, de los que ya existen versiones. Aplicación de la robótica móvil que permita realizar la recolección automática de la fruta de manera no supervisada y trabajando 24 horas (en esta línea está trabajando AINIA en el proyecto FOODCOLLECT apoyado por el IVACE). Enjambres de robots que eliminen las malas hierbas sin necesidad de emplear herbicidas. Drones que llevan sensores fotónicos para reconocer las plagas y que aplican tratamiento sólo en aquellas plantas que presenten la afección (en esta aplicación está trabajando AINIA en el proyecto SENSOPLAG apoyado por la Agencia Valenciana de la Innovación). Recogida del producto defectuoso en campo, en lugar de dejarlo que se pudra, para revalorizarlo y obtener bioetanol y extractos naturales. Todo esto es el FUTURO: gestionar mayores extensiones con menos recursos, reducir los costes de producción, con menor emisión de CO2, menor huella hídrica y menor impacto medioambiental. Son las tendencias que aparecen en los proyectos de investigación promovidos por centros tecnológicos y universidades en colaboración con empresas y que, en unos pocos años, se materializarán en nuevas soluciones a disposición de la agricultura.

* Ricardo Díaz Pujol, Director de la Unidad de Transformación Digital AINIA

Ilustración: Kiko Gómez Lozano.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s