Profesional AGRO
Profesional AGRO
OPINIÓN
Firma invitada / JUAN CARLOS RAMOS*

TECNOLOGÍA Y PRECISIÓN, UNA NECESIDAD

La agricultura se encuentra hoy, y se encontrará durante al menos la próxima década, en un periodo de transición. Al rápido crecimiento de la población mundial y el estrés que el mismo provoca en la cadena alimentaria, se suman el incremento de precios de fertilizantes y carburantes o la dificultad para encontrar mano de obra cualificada para completar un escenario en el que la necesidad de cambio, de evolución, es evidente. Desafortunadamente, el conflicto en el Este de Europa acentúa estas tendencias e impulsa la necesidad de adoptar medidas que ayuden a incrementar la productividad, la rentabilidad y, en definitiva, la eficiencia de las explotaciones agrícolas.

Según la FAO, los datos son expresivos: hasta 2029 se prevé un crecimiento de un 1% anual en el número de personas que trabajarán en el campo, mientras que la demanda de alimentos en 2050 se habrá duplicado. El crecimiento de la población mundial también afecta de forma proporcional al número de hectáreas de cultivo disponibles por habitante. Esto se traduce en una reducción de superficie cultivable por habitante que resulta alarmante en un contexto histórico, ya que desde el año 2000 al 2030, se habrá pasado de 6 mil millones de personas a 8 mil, lo que supondrá pasar de 2.800 m2 por habitante a 2000.

Por otra parte, el incremento de los costes invita igualmente a prestar atención a cualquier estrategia que ayude a incrementar la eficiencia reduciendo el consumo de carburante, de fertilizantes, de semillas o de horas de trabajo. Además, el brillo de la reducción de costes que tiene el evidente efecto de permitir que salga menos dinero de nuestras cuentas, no debe hacernos perder de vista el hecho de que toda reducción del consumo de insumos repercute directamente en una mayor sostenibilidad del medio ambiente y en una producción más “verde”.

En este contexto, las empresas tecnológicas que trabajamos en proporcionar soluciones para una mejor gestión de los cultivos a través de la agricultura de precisión, ofrecemos respuestas. En Topcon lo hacemos a través de nuestras soluciones de posicionamiento por satélite (GNSS) para el guiado de la maquinaria, así como a través de nuestro software de gestión, esencial para recoger e interpretar los datos que se obtienen a través de la monitorización de máquinas y aperos. Los beneficios que obtienen nuestros clientes son notables, con reducciones de uso de fertilizante de hasta un 20% o incrementos de más de un 10% en la cosecha gracias a la reducción del error de cada pasada de 20 cm a hasta 2 cm, según los niveles de precisión utilizados.

La adopción de tecnología de posicionamiento preciso es muy beneficiosa en todos los casos, siendo aún más evidente en cultivos de alto valor o en grandes extensiones de terreno, en las que ya existe un alto porcentaje de agricultores que utilizan soluciones de autoguiado de alta gama. En explotaciones de menor magnitud, el proceso está ya en marcha, aunque con menor fuerza debido a que el agricultor pequeño o mediano, a menudo, necesita ayudas públicas para poder emprender estas inversiones, sobre todo en un entorno de reducción de beneficios, y estas ayudas en nuestro país son escasas en comparación con otros países europeos, lo cual afecta a nuestra competitividad y viabilidad a largo plazo.

Tanto Topcon como otras empresas que trabajamos pensando en el futuro de la agricultura y en el negocio de cada agricultor, podemos ayudar. Sabemos, gracias a nuestra experiencia, cuáles son las soluciones más adecuadas a cada explotación produciendo un rápido retorno de inversión que permita al agricultor obtener mayor beneficio en poco tiempo. También podemos asesorar sobre las ayudas disponibles y disponemos de soluciones completas para alquiler. Buscamos en definitiva que todos los agricultores, independientemente de sus condicionamientos o ventajas, puedan acceder al posicionamiento de precisión, a las soluciones de autoguiado, a un servicio de atención al cliente tan profesional como el propio empresario y a una adecuada interpretación de los datos que produce su explotación.

Trabajar con la máxima precisión y con la mejor tecnología disponible ha dejado de ser un privilegio y es ya una necesidad. El sector, nosotros sus proveedores tecnológicos y los gobiernos, debemos ser conscientes de ello y actuar con rapidez para mantenernos como un sector líder y garante de las necesidades alimentarias a nivel global.

* Juan Carlos Ramos, Director Comercial de Agricultura Topcon
topconpositioning.es

Ilustración: Kiko Gómez Lozano.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s