Profesional AGRO
Profesional AGRO
Ignacio Ruiz Abad
OPINIÓN
Firma invitada / IGNACIO RUIZ ABAD*

EL VALOR ESENCIAL DEL SECTOR AGRARIO NOS REFUERZA

El sector agrario es un sector productivo altamente intervenido por su valor esencial, y esa vigilancia continua a la que está sometido por el sector público, principalmente en los países desarrollados, sea la que probablemente le esté salvando de los efectos nocivos de crisis externas como la que estamos sufriendo. Son tantas las variables aleatorias externas que condicionan nuestro sector, que podemos decir que vivimos en una crisis continua debido al reto de alimentar a la creciente población mundial con recursos cada vez más escasos. Pero al mismo tiempo nuestra producción no debe disminuir y por ello es refugio de inversores cuando otros sectores económicos sufren, y es una prioridad en la agenda política internacional.

La crisis sanitaria que estamos viviendo estaría afectando seriamente al sector agrario, como ocurre en otros sectores productivos, si no hubiese sido considerado como estratégico. Obviamente la crisis es de tal magnitud que sus efectos se han hecho visibles en nuestro sector, provocando comportamientos diferentes en los distintos tipos de productos agrícolas y ganaderos, pero que la renta agraria en su conjunto haya crecido en 2020 es un indicador claro de la importancia del sector y del apoyo que ha tenido por parte del Ministerio de Agricultura desde el primer momento.

Aunque sea complicado de ver, sobre todo cuando estás inmerso en el pesimismo general, en las crisis se deben buscar oportunidades, poner más esfuerzo e invertir a futuro. Esto no es un proceso sencillo y lamentablemente no se puede aplicar a todos los casos, pero aquellos que han podido y querido hacerlo han obtenido resultados positivos.

En abril de 2020 las estimaciones de mercado de maquinaria agrícola para el cierre del año hablaban de una caída del 50%, así que haber conseguido reducir esa cifra hasta el 9% es motivo de satisfacción a pesar de seguir siendo una pérdida importante de mercado. Además, debemos considerar que en los meses de enero y febrero se había perdido ya un 22% del mercado con independencia de la crisis, por lo que el cierre del año ha sido mejor de lo esperado. Se ha trabajado más que nunca para garantizar la salud de todos los profesionales del sector, y los agricultores y ganaderos han confiado en las nuevas tecnologías para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones.
ANSEMAT elabora un informe basado en la opinión de fabricantes, importadores y concesionarios y distribuidores, para conocer el estado real del negocio, y el resultado muestra una distribución normal centrada en la situación normal del mercado; lo que confirma que, aunque haya ciertas empresas y/o subsectores que estén sufriendo, hay otras en el otro lado que han visto aumentar su mercado, y la mayoría de ellas han trabajado para mantenerse.

La crisis sanitaria ha afectado negativamente la agricultura familiar, ya que la renta disponible tiene que destinarse internamente para complementar los recortes de ingresos de aquellos miembros de la familia afectados por despidos y ERTEs. El mercado de segunda mano se ha desplomado un 24% en 2020, cuando venia creciendo de manera continua en la última década, y esto es consecuencia directa del recorte de inversión en la agricultura familiar.

El Plan Renove ha vuelto a ayudar a los agricultores que querían invertir en maquinaria nueva en 2020, pero no termina de ser un plan que incentive el mercado, aunque está claro que evita el desplome de la inversión en ciertos tipos de máquinas. Por ello es necesario que se abran convocatorias todos los años, para continuar apoyando la mecanización de la agricultura española, pero es necesario considerar otras formas de incentivación del mercado como puede ser el fomento de la agricultura de precisión y de la digitalización, del alquiler de maquinaria y de la inclusión de nuevos tipos de máquinas que hasta la fecha no han sido nunca subvencionadas, ya que todas incorporan, en mayor o menor medida, innovaciones orientadas a la mejora de la rentabilidad y de la protección del medio ambiente.

Para 2021, confío en que el mercado siga recuperándose, ya que, aunque la evolución de la pandemia no muestre signos positivos y esto vaya minando cada vez más la resistencia mental de los profesionales del sector, las variables que afectan a la demanda de maquinaria son esperanzadoras para 2021, y el sector público está preparando una serie de incentivos adicionales para ayudar al mercado en los próximos años. Es cuestión de seguir trabajando incansablemente, ya que el sector agrario merece este esfuerzo, y pensar que en un futuro no muy lejano está el merecido descanso.

* secretario general de ANSEMAT
www.ansemat.org

Ilustración: Kiko Gómez Lozano.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s