Profesional AGRO
Profesional AGRO
Yamil Nazur
OPINIÓN
Firma invitada / YAMIL NAZUR*

OPORTUNIDADES Y DESAFÍOS DEL SECTOR AGROALIMENTARIO

El sector agroalimentario es estratégico para la economía española. Representa casi el 6% del PIB nacional, siendo la primera rama manufacturera del sector industrial y da empleo a más del 21% de las personas ocupadas. También representa el 10% del PIB de la zona euro, ocupando el cuarto lugar. El sector tuvo un desarrollo destacado en 2019. El valor añadido de la fabricación de alimentos y bebidas representó un 14,9% del total de la industria española a cierre de dicho año. En los últimos 10 años, las exportaciones han mostrado un cambio de tendencia de destino: en 2007 el 95% se ubicó en la Unión Europea, mientras que, en la actualidad, el porcentaje se sitúa en el 65%.

En España, el sector comprende una estructura de empresas muy atomizada (95% pequeñas y medianas empresas) pero con una visión, estrategia y tecnología orientadas a la exportación, logrando una posición sumamente competitiva. Producto de la estrategia de distribución de agentes no especializados (supermercados), se ha observado un incremento en la diversificación de marcas y productos con el objetivo de la multicanalidad, y así también, fortalecer los márgenes de ganancia.

La desaceleración en el consumo doméstico y la de sus principales socios comerciales (Francia, Alemania, Portugal e Italia) supone una amenaza para el cierre de 2020 y también para el inicio de 2021. Se espera una caída del 13,7% en el consumo doméstico y un descenso del 20% para la exportación. Los impactos principales están en la reducción de demanda del canal HORECA. En este contexto y observando una contracción en los márgenes de ganancia, el desafío estará en mantener la competitividad y la penetración por canales de distribución.

La economía nacional y regional no se ha recuperado del primer impacto de la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, según los análisis de Euler Hermes, uno de nuestros accionistas, a cierre del tercer trimestre, el sector agroalimentario ha experimentado un aumento de su actividad del +4,9% interanual. Esta situación también se ha sustentado en una capacidad de adaptación y transformación determinante del tejido empresarial local. A continuación, con una visión prudente ante un escenario cambiante y volátil, en Solunion desgranamos cuáles serán las claves para la evolución del sector agroalimentario:

Comercio internacional y proteccionismo

El alto nivel exportador de sector agroalimentario español debe prestar atención a la evolución del proteccionismo actual, como la subida en los aranceles que ya han aplicado Estados Unidos, China o Reino Unido a determinados productos.

La incertidumbre de esta situación, sumada a la madurez del mercado en las economías avanzadas y a la entrada de nuevos productores que están potenciando su industria agroalimentaria, como Marruecos, puede conducir a una fuerte competencia de precios. Por último, debemos considerar potenciales impactos como consecuencia del Brexit, además de posibles nuevas contingencias producto de la pandemia, que puedan derivar en estrategias de comercialización hasta ahora limitadas.

I+D+i

La pandemia de la COVID-19 ha demostrado que el sector agroalimentario es fuerte y, pese al impacto que pueda haber recibido en el presente año con la volatilidad en el consumo, está preparado para soportar la presión en un contexto de máxima incertidumbre. El desarrollo que ha experimentado durante las últimas décadas, la implantación de nuevos sistemas de producción y la innovación aplicada a lo largo de su cadena de valor, han favorecido su crecimiento y permitirán aumentar la rentabilidad y productividad de este tipo de compañías.

El desafío estará en la capacidad de inversión adicional que puedan generar las empresas. Sin embargo, debemos destacar el continuo apoyo del sector financiero a esta industria, lo que supone un mitigante de gran valor agregado para el cumplimiento de los proyectos de inversión productiva.

Pero todavía se pueden dar más pasos en este camino hacia la transformación. No debemos olvidar el cambio climático o las sequías y una mejora en la eficiencia de las cadenas de suministro.

Calidad y sostenibilidad

La demanda de productos de la industria agroalimentaria ha evolucionado mucho en los últimos años. Factores como la salud, origen del producto, cuidados, sellos de calidad, o sistemas de producción, ya son palancas decisivas para los consumidores. Invertir en estos aspectos puede ser fundamental para mantener la competitividad del sector. Además, estos factores suelen ir acompañados de una serie de implementaciones tecnológicas como las que ya hemos mencionado, que favorecerán la sostenibilidad de esta industria. El periodo 2023-2027 estará marcado por la aprobación de reformas importantes integradas en el nuevo acuerdo de la Política Agrícola Común (PAC), con un objetivo claro de incentivar y reforzar políticas agrícolas y ganaderas sostenibles.

En Solunion somos conscientes de la importancia del sector agroalimentario como pilar de la economía española y creemos que las empresas agroalimentarias tienen ante ellas un horizonte repleto de oportunidades. Por eso, deben dar un paso en firme para evolucionar y transformarse todavía más.

* Jefe del departamento de riesgos de Solunion España
www.solunion.com

Ilustración: Kiko Gómez Lozano.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s