Profesional AGRO
Profesional AGRO
Estefano Mastrogiovanni
OPINIÓN
Firma invitada / ESTEFANO MASTROGIOVANNI*

UNA CITA
CON EL FUTURO

Los expertos consideran que a partir del año 2025 los vehículos agrícolas autónomos o semiautónomos y las máquinas conectadas en red se utilizarán cada vez con más frecuencia para el trabajo en el campo. Esta creencia está en línea con el concepto de “Agricultura Global - Responsabilidad local”, tema principal de Agritechnica 2019, que en su sección “Sistemas y Componentes” de este año se centrará en la “Agricultura Asistida y la Ingeniería agrícola a través de soluciones inteligentes”. Esta plataforma internacional “B2B” para el sector off-road se focaliza en los sistemas de asistencia para todo tipo de maquinaria y, para el sector agrícola en concreto, abarca desde las técnicas digitales que conducen a una siembra más específica hasta la aplicación de fertilizantes y sistemas de riego. Fabricantes, proveedores y usuarios se reunirán del 10 al 16 de noviembre en el recinto ferial de Hannover en Agritechnica para conocer las últimas novedades y productos que marcan tendencia.

La digitalización es un factor clave en la lucha contra el hambre y para alimentar a una población mundial en crecimiento, y la agricultura es hoy día una de las industrias más altamente automatizadas: la cabina de un tractor o de una cosechadora actual recuerda a la cabina de un avión. Tecnológicamente, la conducción automatizada es ya una realidad gracias a los sistemas de asistencia y a las tecnologías de sensores, entre otros muchos progresos que han llevado al agricultor a centrarse en detalles técnicos específicos.

Por otro lado, la presión de los costos junto con los bajos precios obtenidos por el productor hacen que los criterios cualificados de eficiencia sean hoy más relevantes que nunca. De esta forma, cada agricultor debe conciliar los beneficios potenciales –como ingresos adicionales o valor añadido– con el costo total de propiedad.

Con cerca de 40 empleados, muchos de los cuales son ingenieros agrícolas, eléctricos o mecánicos, el Centro de Pruebas de la DLG realiza alrededor de 1.100 pruebas técnicas cada año y analiza alrededor de 2.500 muestras de material de trabajo. Por diversas que sean estas pruebas, las áreas de especialización de los expertos de DLG en las diversas áreas son también muy diferentes: solo en el campo de la tecnología del vehículo, los tractores se ponen a prueba en siete disciplinas más, aparte de las mediciones de potencia y consumo o las pruebas de cabina.

Los métodos y estándares aplicados por el Centro de Pruebas de la DLG son totalmente independientes de los fabricantes y se basan en métodos de medición y test de última generación, proporcionando resultados reproducibles que reflejan fielmente el estado actual de las últimas tecnologías. Los agricultores reconocen la calidad de los productos probados, y en la actualidad aproximadamente 600 máquinas lucen los distintivos de certificación DLG. Si hay algo en común en todas las pruebas agrícolas, es que las tareas se definen desde el punto de vista de los requisitos de la práctica agrícola, evaluando siempre el valor de la máquina o producto desde el punto de vista del agricultor.

Actualmente estamos expandiendo nuestra actividad a otras industrias, utilizándolo como una oportunidad para ampliar nuestras áreas de conocimiento; para alcanzar este objetivo trabajamos para identificar las tendencias futuras llevando a cabo nuestras propias encuestas, consultando con los principales fabricantes y colaborando estrechamente con el Centro de Investigación Agrícola de la DLG, así como coordinando las áreas expositivas de la feria Agritechnica.

Un ejemplo de estas tendencias en desarrollo tiene que ver con los futuros estándares de comunicación e interfaz para aplicaciones off-road que, en un entorno administrado por big data, deben permitir el intercambio continuo de información entre todas las máquinas, socios comerciales y múltiples servicios en la nube. Los proveedores de tecnología, por tanto, expanden continuamente sus sistemas de control con nuevos módulos para conectar sensores y actuadores descentralizados, una tendencia que puede reconocerse claramente como un movimiento hacia principios operativos “sin contacto”, donde los sensores sin desgaste aseguran largos tiempos de funcionamiento y aumentan la disponibilidad de los dispositivos y máquinas.

Pero esto es sólo el principio; los expertos ven un gran potencial como nuevos modelos de negocio en la combinación de la agricultura asistida con el mantenimiento predictivo. En noviembre, las presentaciones técnicas que se llevarán a cabo en el “Future Lounge” (Salón del Futuro) de la sección Sistemas y Componentes en el pabellón 17 también podrán comprobar en la prácticacómo actuarán estas nuevas tendencias. Otro aspecto emocionante es la fabricación aditiva: los fabricantes de maquinaria agrícola que ya utilizan procesos modernos de impresión 3D como método de producción están considerando la forma de ampliar su oferta a la impresión de componentes metálicos para mejorar el servicio al cliente. Por ejemplo, el uso de la fabricación aditiva para el suministro directo de piezas de repuesto para el mantenimiento programado de máquinas móviles podría ayudar a lograr el objetivo de tiempo de inactividad “cero”, una propuesta muy atractiva teniendo en cuenta que el tiempo de inactividad siempre inhibe la productividad.

Como entidad organizadora de Agritechnica, la DLG y su Centro de Pruebas esperan poder dar la bienvenida a expertos agrícolas de todo el mundo, incluidos muchos procedentes de España, animándolos a que acudan a Agritechnica y descubran las tendencias futuras en las pruebas de maquinaria agrícola y los sistemas y componentes que se encuentran en el corazón de las máquinas.

* Director gerente del Centro de Pruebas DLG

Ilustración: Kiko Gómez ©

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s