Profesional AGRO
Profesional AGRO
Filipe Brito
OPINIÓN
Firma invitada / SANTIAGO GARCÍA*

DEL “CUENTA HECTÁREAS” A LA AGRICULTURA 4.0

Desde hace ya algún tiempo, estamos viendo como el mercado de las cosechadoras de cereales en España viene decayendo. Remontándome al año 1997, cuando comencé mi andadura en este sector puedo recordar aquellos maquileros del norte de Granada y de la provincia de Almería que llegando el mes de Mayo, abandonaban sus pueblos para comenzar la siega. Algunos empezaban en Cartagena, otros en Cádiz, otros –como mi buen amigo Manuel López Romero– comenzaba en La Malaha (Granada) y terminaba en tierras del Páramo de Masa.

Llegan a mi memoria los tiempos en que, siendo un niño, pasado el día de Santiago, los agricultores de mi pueblo en Burgos, salían a la carretera nacional N-I en busca de aquellas personas que a lomos de una bestia mecánica habían cruzado España recolectando la dorada mies para solicitar sus servicios.

Aquellos trashumantes motorizados despertaban el asombro y la admiración de aquellos que, como yo, veíamos a través de los ojos de un niño unas máquinas enormes que llegaban a nuestro pueblo todos los años en pleno verano.

Aquellas caravanas de coches, pilotos y máquinas de todos los colores que inundaban nuestras carreteras a paso de paquidermo en plena “operación salida de vacaciones”, injustamente tratadas por las autoridades del tráfico, están desapareciendo.

Aquellas tertulias en los hostales, con la noche bien entrada, mientras nos preparaban un bocadillo para el día siguiente, cuando el relente calaba la mies y llegaba la merecida pausa, donde cada cual expresaba con desatada pasión las virtudes de su máquina frente a las de la del vecino (que si siega más, que si tira menos grano, que si saca más limpio y se rompe menos…) prácticamente han desaparecido del paisaje agrícola español.

Actualmente el mercado se ha reducido a los agricultores más inquietos de cada zona, que suelen tener en propiedad o alquiler una explotación mediana-grande y adquieren una máquina de gran rendimiento para su uso propio y para prestar servicio a los paisanos de su zona más próxima. Aún siguen quedando algunos maquileros del triángulo formado entre María y los Vélez (Almería), Puebla de Don Fadrique y Baza (Granada) que durante generaciones han hecho de la siega su forma de vida.

Hoy en día, creo que debido a factores como las variedades sembradas de un ciclo cada vez más corto, la ruptura generacional, los elevados precios de los combustibles, el estático precio del grano, la maquinaria cada vez más grande y de mayor rendimiento, junto con los precios de la misma, han hecho que cada vez sean menos los maquileros que se desplazan de una punta a otra del país.

Esto ha originado que las cifras totales de venta de cosechadoras nuevas en el mercado español hayan caído en los últimos años a prácticamente la mitad, si las comparamos con las de principios de los años 2000.

Aquellas máquinas que funcionaban con palancas y cuenta hectáreas de dudosa fiabilidad han sido sustituidas por máquinas de una altísima tecnología, con sistemas de guiado por GPS, con ordenadores de rendimiento y humedad que permiten al agricultor actual extraer datos con exactitud casi milimétrica para optimizar al máximo sus explotaciones. Vamos, totalmente integradas en lo que hoy viene a llamarse Agricultura 4.0.

* Responsable de ITT CM93 Navarra y de ITTL CEVIT

Ilustración: Kiko Gómez ©

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s