Profesional AGRO
Profesional AGRO
Emilio Velasco Machuca
OPINIÓN
A vuelapluma / EMILIO VELASCO

FERIAS DE CAMPO: UN FUTURO MUY “DINÁMICO”

La avanzada tecnología que ha alcanzado la maquinaria y equipos de producción que se utilizan hoy en nuestro sector primario, tanto en las actividades agrarias y pecuarias como en el mundo forestal –sobre todo en las últimas décadas–, hace que cobre especial interés un “nuevo” modelo de divulgación para presentar a los usuarios esas nuevas tecnologías y, lo que es aun más importante, demostrar en la práctica las grandes ventajas que genera su empleo entre las que destacan, sobre todo, la optimización operacional, un sensible ahorro en el consumo de combustible, una drástica reducción de los tiempos de trabajo y un creciente nivel de respeto ambiental.

La aplicación de estos nuevos equipos en nuestra agricultura, ganadería y explotaciones forestales está presentando una serie de cambios hasta ahora sin precedentes; transformaciones que están provocando un complejo proceso de vaivenes económicos, sociales, productivos, tecnológicos y ecológicos. Porque la creciente incorporación de las nuevas tecnologías no solo afecta a los insumos utilizados en el sector primario, sino que influyen también en todo un abanico de nuevas prácticas agrícolas y procesos que buscan hacer más eficiente la disponibilidad de recursos básicos: suelo, agua, cultivos, medios de producción, etc., todo ello encaminado a conseguir la mejor rentabilidad de la explotación, si, pero de una forma responsable y sostenible.

La complejidad de los equipos, maquinaria y sistemas integrados en estas nuevas tecnologías está originando el surgimiento de un ¿nuevo? tipo de eventos expositivos “de campo” en los que mostrar de una forma práctica los medios que esa nueva tecnología pone a nuestro servicio para hacer nuestro trabajo no solo más cómodo y seguro, pero también más rentable e infinitamente más respetuoso con el medio ambiente. En realidad, estas “ferias dinámicas” no son tan nuevas como pueda sugerir un tipo de certámenes que no tienen lugar en un recinto diseñado como lugar de exhibición estática de todo tipo de productos y servicios, sino en el propio campo. Recordemos el éxito que consiguieron las multitudinarias “demostraciones” que organizó el Ministerio de Agricultura allá por las décadas de los años 60 al 90 del pasado siglo y mediante las cuales la técnica agrícola se “acercó” a nuestros agricultores.

La agricultura y ganadería, así como el mundillo forestal, tienen ahora un nuevo tipo de certámen –híbrido de exposición estática y demostración de campo– que brinda nuevas oportunidades de negocio (a nivel internacional y nacional), al mostrar las innovaciones e incluso de fidelizar a los clientes de una u otra marca. Sin duda, este tipo de eventos encaran un futuro optimista, porque discurrirá parejo con la propia evolución del agro obligadamente positiva ya que, a pesar del desarrollo tecnológico, lo único cierto en el futuro es que seguiremos comiendo tres veces al día. Por eso la profesión de agricultor y ganadero tiene futuro. Ellos tienen la enorme responsabilidad de proveer de alimentos a una población en aumento constante. La tecnología pone en sus manos los medios para conseguirlo y de ahí el interés de las ferias como eventos divulgadores de las nuevas técnicas.

La celebración de estas “ferias de campo” favorece la interacción con los potenciales usuarios de los productos exhibidos, porque conectan con toda la cadena de valor del sector agropecuario y constituyen la plataforma estratégica de negocios que integra a todos los agentes de la cadena productiva del sector agrario. Es seguro que estos certámenes irán cobrando protagonismo y convivirán con las ferias convencionales en una interrelación que retroalimentará a ambas. Y esa interrelación entre ambos tipos de ferias –convencionales y dinámicas– permitirá reforzar la actualización constante de las principales tendencias evolutivas en el agro y ello brindará nuevas posibilidades de inversión en proyectos del mundo rural, potenciando la apertura de nuevos mercados para las firmas expositoras y promoviendo todo tipo de oportunidades para encontrar aliados estratégicos: importadores, distribuidores, representantes y, lógicamente, clientes para la maquinaria, productos y/o servicios presentados.

Por otra parte, y como una cualidad más de este tipo de certámen dinámico –las ferias de campo–, al complementar a los grandes eventos sectoriales convencionales, ofrece la posibilidad de impulsar el emprendimiento a través del conocimiento y estímulo que brinde la oportunidad de fomentar una actividad que facilite el desarrollo empresarial y productivo del País, una más de las alternativas que pueden promover estas ferias para vincular a las nuevas generaciones y favorecer que aporten sus conocimientos al ecosistema para construir así un nuevo agro. Se puede decir que estos certámenes de reciente aparición en el calendario de ferias, al acercar las nuevas tecnologías a quien están destinadas, el agricultor y muy en particular, a las nuevas generaciones de agricultores, sin duda más preparados y dispuestos a emplearlas, de alguna forma está contribuyendo a...

...sembrar el futuro del agro.

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.
Leer m´s