Profesional AGRO
Profesional AGRO

Pick-Up Profesional Fiat Fullback

FIAT FULLBACK,
EL ALIADO PERFECTO

Agilidad, funcionalidad y potencia se dan la mano en el nuevo pick-up Fiat Fullback, un 4x4 poderoso y versátil que, sin renunciar a la suavidad y al estilo, está preparado para asumir los mayores desafíos en el trabajo diario, ofreciendo más de 4 toneladas de capacidad de carga total (hasta 3,1 toneladas de capacidad de remolcado y 1 tonelada de carga útil). Pero además, con su estilo característico y su reducido radio de giro de 5,9 metros, este multifuncional vehículo se convierte en el aliado perfecto también para uso urbano.

La gama Fiat Professional siempre se ha caracterizado por ofrecer vehículos profesionales destinados a convertirse en el mejor aliado para el trabajo, sean cuales sean las necesidades particulares de cada usuario. No en vano, es la primera y única gama de vehículos que lleva la palabra "Professional" en su nombre, y desde sus orígenes fue concebida integramente para desempeñar fines específicos, lo que la convierte en la auténtica “inventora” de la categoría. El primer vehículo comercial Fiat data de 1903 y desde entonces este sector ha ido adquiriendo una relevancia cada vez mayor en el seno de las actividades del Grupo Fiat, el cual ostenta un papel de claro liderazgo gracias a su gama y a la experiencia atesorada en estos más de cien años.
Son vehículos cuya agilidad y capacidad encarnan a la perfección la simbiosis entre el uso profesional y el uso urbano, demostrando en cada momento un talento único para transformar los problemas en soluciones y los retos en oportunidades. La gama cuenta con vehículos emblemáticos como el furgón Fiorino –pionero en la categoría–, el Talento, el Ducato o el Dobló, todos ellos concebidos para responder de forma eficaz a los más altos niveles de exigencia de los profesionales y ampliamente avalados con numerosos premios y reconocimientos a nivel internacional.
Dentro de esta exitosa gama, centraremos hoy nuestra atención en el nuevo Fiat Fullback, un pick-up basado en el Mitsubishi L200 que por su versatilidad, prestaciones, tecnología y seguridad, está perfectamente capacitado para convertirse en un sólido aliado para el trabajo diario en el campo y en la explotación agrícola.
Al primer golpe de vista, el Fiat Fullback destaca por su estética atrevida de líneas musculosas y robustas, que inspira solidez y poderío sin renunciar al estilo inconfiundible de su alma italiana, que aporta suavidad y elegancia al conjunto. La contundente pero elegante apariencia exterior revela todo el cuidado y dedicación que Fiat Professional ha invertido a la hora de evolucionar este pick-up, cuyo impactante diseño queda siempre al servicio de la eficacia en el trabajo.
Disponible en dos versiones –con cabina extendida (4 plazas) o doble (5 plazas)– y en dos niveles de equipamiento (SX y LX), el Fullback es un vehículo de trabajo sólido, fiable y extremadamente útil, que ofrece hasta 1 tonelada de capacidad de carga y un compartimento de carga de hasta 1,85 metros de longitud en la versión de cabina extendida. Con semejantes dimensiones generales (5,2 metros de longitud, 1,8 metros de ancho), el nuevo Fullback se convierte en el pick-up ideal para el día a día y en un versátil compañero de trabajo.
En el desarrollo de este tipo de vehículos de trabajo en los que el usuario pasa largos periodos de tiempo, resultan determinantes factores como el confort, la funcionalidad y la seguridad. El Fullback atiende a todas estas demandas cuidando hasta el más mínimo detalle para evitar la fatiga, incluso una vez finalizada la jornada de trabajo.

FOTOS

Potencia a la altura del trabajo más exigente

Pero es allí donde el terreno se pone difícil donde el Fullback da lo mejor de sí mismo y empieza a marcar diferencias. Su fuerza reside en su chasis robusto y flexible y en sus nuevos motores, más fiables, eficientes y potentes. El Fullback se alimenta con un motor diésel de 2,4 litros fabricado totalmente en aluminio –uno de los primeros a nivel mundial de estas características– y disponible en versiones de 150 CV y 180 CV, con una capacidad de remolcado de hasta 3100 kg. También está disponible con caja de cambios manual de 6 velocidades o con transmisión automática de 5 velocidades. En lo referente al consumo, ambas versiones ofrecen toda la potencia, par motor y eficiencia que se pueda exigir a un pick-up de estas características, garantizando un consumo de combustible y un nivel de emisiones de CO2 extremadamente bajos.

Un polivalente 4x4

El nuevo Fullback ha sido concebido para convertirse en el eje del trabajo en cualquier terreno o superficie. Esto viene en gran medida de la mano de su tracción 4X4, ahora más eficiente y más sencilla de controlar gracias al exclusivo selector electrónico 4WD, que distribuye el par máximo a cada rueda, una capacidad que resulta muy útil también para el tiempo libre después del trabajo.
Los diferentes modos de tracción (3 modos para la versión SX y 4 para la LX) aportan al Fullback una gran versatilidad, y el práctico selector, cómodamente ubicado junto a la palanca de cambio permite elegir de forma rápida entre las diferentes opciones disponibles. La opción 4x2 de Rango Alto es óptima para un funcionamiento más silencioso y una mayor eficiencia de combustible durante la conducción normal en carretera; por su parte, la opción 4x4 de Rango Alto, seleccionable a velocidades de hasta 100 km/h, distribuye el par motor a través de los ejes delantero y trasero a través de un diferencial central (C/D) con una unidad de acoplamiento viscoso (VCU), este último destinado a aumentar la seguridad de la conducción en carreteras resbaladizas; en cuanto a la opción 4x4 de Rango Alto con bloqueo C/D, permite distribuir la potencia uniformemente mediante el bloqueo del diferencial central a través de las ruedas delanteras y traseras para mejorar la tracción y maniobrabilidad sobre nieve, arena o tierra; por último, en la opción 4x4 de Rango Bajo con bloqueo c/d, las marchas de rango bajo proporcionan un mayor par para condiciones extremas de conducción off-road, como por ejemplo para subir y bajar pendientes pronunciadas o avanzar a través de nieve profunda, barro o arena.

La seguridad, punto fuerte

El Fullback está equipado con una amplia serie de dispositivos de seguridad que garantizan la máxima protección y seguridad del conductor y de los pasajeros, tales como la suspensión y la carrocería reforzadas, los faros bi-xenón y las luces diurnas LED para una visibilidad máxima. La carrocería incluye numerosos componentes de acero ligero especial con una alta resistencia a la tracción que a la vez mantienen inalterado el nivel de seguridad.
Además de los airbags frontales, también cuenta con airbags laterales, de cortina y para las rodillas del conductor. En caso de impacto frontal, los pretensores actúan tensando automáticamente los cinturones de seguridad del conductor y los pasajeros para reducir el impacto con los airbags al abrirse.
En cuanto a la suspensión delantera, el doble brazo en A y la barra estabilizadora aseguran una excelente estabilidad tanto en carretera como off-road. El eje trasero, rígido con ballestas multicapa alargadas, soporta las máximas tensiones y garantiza la estabilidad y el confort, ya sea en vacío o a plena carga. Pero los elementos de seguridad tanto activa como pasiva del Fullback van aún mucho más allá.
El limitador de velocidad ajustable ayuda a no sobrepasar el límite de velocidad preestablecida. Si esto sucede, una señal visual y auditiva avisa de la necesidad de pisar el freno. El sistema de control de estabilidad del remolque (TSA) garantiza una perfecta trayectoria durante el remolcado. Si el vehículo desliza, el TSA modula automáticamente la potencia del motor y la fuerza de frenado en cada rueda para dar estabilidad a la parte posterior del vehículo y a su remolque. Cuando se viaja a velocidades superiores a 65 km/h, el sistema LDW de aviso de cambio de carril advierte automáticamente si el vehículo está desviándose peligrosamente por medio de señales visuales y acústicas.
El ESC, por su parte, ofrece un agarre y una estabilidad excepcionales mediante la administración independiente de la fuerza de frenado en las ruedas al tomar una curva. Evita el deslizamiento de la rueda, reduce al mínimo el riesgo de derrape y garantiza una tracción perfecta en cualquier situación. Además, el Fullback cuenta con el sistema Hill Holder, ideal para arrancar en pendiente con la máxima facilidad, incluso a plena carga. El Hill Holder bloquea automáticamente el vehículo durante varios segundos sin necesidad que pisar el pedal del freno.

Versátil en todos los terrenos

Si hay un campo en el que el Fullback es insuperable es en el de la versatilidad. Diseñado expresamente para ofrecer el máximo de soluciones mediante la adaptación de su compartimento de carga y la cabina a cada necesidad concreta, este pick-up es capaz de desempeñar con solvencia cualquier papel que el usuario y el trabajo puedan requerir. Y, por si esto fuera poco, ofrece una serie de posibilidades de carrozado que se adaptan a multitud de aplicaciones, como la versión con caja refrigerada, ideal para la distribución diaria de alimentos congelados, que cuenta con un sistema eléctrico que acumula el frío por la noche en una solución eutéctica contenida en placas o tubos dispuestos en el interior de la caja. Esta solución eutéctica absorbe el calor de la carga durante unas 10 horas de servicio con una temperatura exterior de + 30 °C.
Otra versión ofrece equipamiento específico para asistencia en carretera mediante la transformación de la parte posterior y su adaptación para tareas de remolcaje de vehículos. Por último, el Taller Móvil Fullback es un equipo modular y reconfigurable que consta de un sistema de transporte para equipamiento y piezas de repuesto montados sobre el chasis del Fullback, con el fin de proporcionar servicios de mantenimiento en carretera. El módulo cuenta con tres elementos que se pueden combinar y equipar según las necesidades, y se basa en una estructura de aluminio de la barra complementada con elementos materiales sintéticos.

Al volante

Durante cinco días hemos podido probar de primera mano las impresiones y sensaciones que transmite el Fiat Fullback y el calificativo que mejor puede resumir la experiencia con este equipo es “eficiente”. Un adjetivo que se puede aplicar en su más amplio significado, puesto que no sólo se trata de un vehículo eficaz a la hora de desempeñar todo tipo de trabajos y salir airoso de cualquier situación, sino que además todo ello lo hace aprovechando al máximo cada gota de combustible que entra en su poderoso propulsor, llevando de esta manera su eficiencia también al terreno de la economía.

El uso que hemos dado a este vehículo ha sido mixto, puesto que se ha utilizado tanto para uso en carretera como para una función puramente todo-terreno, de manera que podemos diferenciar las sensaciones en cada uno de estos estilos de conducción y cómo se ha comportado el Fiat Fullback en cada uno de ellos.

Para la primera parte de nuestra prueba nos metimos en carretera con la intención de comprobar cómo actúa fuera de su entorno más natural... y la respuesta no pudo ser más positiva. Cabe destacar aquí la calidad y espaciosidad de la cabina, así como los acabados. A pesar de estar conduciendo durante más de tres horas seguidas, en ningún momento hubo sensación de cansancio, ayudado sin duda por la buena insonorización de la cabina, los asientos ergonómicos, la buena visibilidad y las ayudas a la conducción de las que dispone este vehículo.

En este aspecto cabe destacar tanto el sistema de control de crucero, que mantiene de forma constante la velocidad seleccionada, así como el limitador de velocidad ajustable, que ayuda a no sobrepasar el límite de velocidad que se establezca. Junto a ellos el sistema LDW de aviso de cambio de carril ayuda a que la conducción sea segura en todo momento.
Por otro lado, el potente propulsor de 180 CV y el cambio de seis velocidades bien proporcionadas permiten en todo momento llevar sensación de seguridad, puesto que siempre queda “un poco” más bajo el pedal, incluso yendo a una velocidad ligeramente por encima de la velocidad legal. Además, al ofrecer un alto par desde muy bajas revoluciones, no es necesario un excesivo cambio de marchas para lograr en todo momento una buena eficiencia.

A todo ello hay que sumarle uno de los aspectos ya comentados, como es el de la eficiencia. Así, durante esta primera parte de nuestro viaje hicimos algo más de 700 km, todos ellos por autovía a alta velocidad y, a pesar de ello, el consumo se mantuvo en un más unos más que apreciables 8,92 l/100 km.

Aquellos profesionales que busquen un buen aliado para su día a día pueden confiar en este vehículo. Su comodidad en carretera y su amplia cabina permiten viajar incluso en familia sin dificultad, al tiempo que su comportamiento excelente en el campo permite que pueda usarse en cualquier circunstancia y terreno. Incluso a plena carga su potente motor es capaz de ofrecer una buena respuesta. Sus diferentes modos de tracción transmiten en todo momento sensación de seguridad sea cual sea el terreno por el que se transita. Todo ello aderezado por un buen consumo de combustible, teniendo en cuenta que bajo el capó hay 180 CV y que el peso en vacío es de más de 1.800 kg.

 

Profesional AGRO es una publicación de MMC&S mediaclever comunicación & servicios.